Martes 21 de Septiembre de 2021

Siniestros marítimos pueden dispararse por la pandemia

14/7/2020

La crisis mundial provocada por la pandemia del coronavirus tiene el potencial de disparar la cantidad de siniestros marítimos a nivel global.

siniestros marítimosA medida que pasa el tiempo se producen menos siniestros marítimos de grandes proporciones.
Según el informe Safety & Shipping Review 2020, elaborado por Allianz Global Corporate & Specialty (AGCS), durante el 2019 se contabilizaron un total de 41 incidentes en todo el mundo que implicaran a grandes buques, de más de 100 toneladas brutas, lo que significó un mínimo histórico. Esto quiere decir que hubo una reducción en la siniestralidad marítima de más de un 20% en comparación con el año 2018, cuando se notificaron 53, y de casi un 70% en una década.
Esta disminución de los siniestros marítimos es el resultado de esfuerzos sostenidos en sectores como la reglamentación, capacitación y el avance tecnológico, entre otros aspectos. Pero debemos tener en cuenta que la crisis provocada por la pandemia puede deshacer todos los logros anteriores, poniendo en peligro las mejoras de seguridad a largo plazo e incrementando los desafíos por las difíciles condiciones operativas y la fuerte desaceleración económica.
«El coronavirus golpeó en un momento difícil para el sector marítimo, ya que se encontraba trabajando para reducir sus emisiones, hacer frente a problemas como el cambio climático, los riesgos políticos y la piratería, mientras debe lidiar con problemas habituales como los incendios en los buques», explicó Baptiste Ossena, director global en AGCS, que agregó: «El sector se enfrenta en estos momentos a la tarea de operar en un mundo muy diferente, con los inciertos efectos de la pandemia sobre la salud pública y la economía». 

La pandemia del coronavirus dispara los desafíos
Estos son algunos de los desafíos que podrían originarse a causa de la crisis del Covid-19 y poner en mayores problemas al sector naviero haciendo crecer el número de siniestros marítimos:

-Incapacidad de cambiar las tripulaciones, lo que afecta al bienestar de los marinos y podría desencadenar en un aumento de errores humanos a bordo de los buques.

-Interrupción de las actividades esenciales de mantenimiento y servicio, incrementándose así el riesgo de daños en la maquinaria (una de las principales causas de los reclamos al seguro).

-Reducción o retraso de los peritajes reglamentarios así como de las inspecciones portuarias, lo que podría dar lugar a que no se detectaran prácticas inseguras o equipos defectuosos; daños y demoras en los fletes a medida que las cadenas de suministro se vean sometidas a presión.

-Incapacidad de responder rápidamente a las emergencias.

-El creciente número de buques de crucero y petroleros atracados en todo el mundo supone una importante exposición financiera, debido a la posible amenaza derivada de las condiciones meteorológicas extremas, la piratería o los riesgos políticos.

«Sabemos, por crisis pasadas, que los presupuestos de tripulación y mantenimiento se encuentran entre las primeras áreas que pueden sufrir recortes y este hecho puede repercutir en la seguridad de las operaciones de los buques y la maquinaria, causando potencialmente daños o averías, lo que a su vez puede acabar en varaduras o colisiones. Es crucial que las normas de seguridad y mantenimiento no se vean afectadas por ningún descenso en la actividad económica», precisó Rahul Khanna, director global de Consultoría de Riesgos Marinos de AGCS.  

Lea también Un buque choca puente en el Canal de Panamá

Menos siniestros marítimos graves, pero más incidentes
Según el informe, la región marítima de China meridional, Indochina, Indonesia y Filipinas sigue siendo el lugar de mayor siniestralidad, con 12 grandes buques siniestrados en 2019. Los altos niveles de actividad comercial, unas rutas marítimas muy transitadas, la antigüedad de las flotas, la exposición a los tifones y los problemas de seguridad en algunas rutas de transbordadores nacionales, son factores que contribuyen a ello. El golfo de México, con 4, y la costa de África occidental, con 3, también preocupan.
Aunque los grandes siniestros marítimos disminuyen, el total de incidentes registrados y la siniestralidad no para de crecer cada año. En 2019, se notificaron 2.815, lo que significa un 5% más que en el año anterior. De todos ellos, 1.044 fueron por daños en la maquinaria. Este tipo de incidentes aumentaron en las aguas de las Islas Británicas, el mar del Norte, el canal de la Mancha y el golfo de Vizcaya. En todos estos puntos se produjeron 605 siniestros leves.
Lo que más preocupa son los incendios. En 2019, se registraron casi 200 en buques, lo que supone un aumento del 13%. La carga mal declarada es una de las causas más importante. Las sustancias químicas y las baterías se envían cada vez más en contenedores y plantean un grave riesgo de incendio si se declaran o se almacenan erróneamente.