Miércoles 16 de Junio de 2021

La Trochita: 76 años sobre los rieles de la Patagonia

29/5/2021

El Viejo Expreso Patagónico, “La Trochita”, celebró su aniversario número 76. En 1945 realizó el primer viaje uniendo Ingeniero Jacobacci y Esquel

La TrochitaEn la solitaria Patagonia, el viento trae desde hace 76 años, el sonido que anuncia al viejo tren que se aproxima sin perturbar la paz de las ovejas ni de las manadas de guanacos y ñandúes. El humo negro de su locomotora dibuja nubes que se pierden en el cielo, integrándose al paisaje. Algunos lo conocen como el “Viejo Expreso Patagónico”, por el título del libro de Paul Theroux publicado en 1978 que narra su viaje en tren desde Boston hasta Esquel, pero el diminutivo afectivo “La Trochita” es el que en siete décadas se plasmó en su nombre.

Luego de un largo año sin servicios debido a la pandemia por Covid-19, el personal está realizando tareas de mantenimiento en las vías, y revisión de las máquinas en los talleres de Esquel y El Maitén, junto a pruebas de ultrasonido en los equipos.

“Apenas las condiciones sanitarias lo permitan, la intención es volver a poner en funcionamiento el servicio para retomar el recorrido ferroviario que une a Esquel con la estepa de Nahuel Pan, en un paseo de tres horas, que entretiene y emociona a los turistas de todas las edades y procedencias” explicó Miguel Sepúlveda Gerente de La Trochita.

El Viejo Expreso Patagónico pasa sobre el arroyo Esquel apenas sale, cruza el camino a La Hoya y atraviesa nada menos que la mágica Ruta 40, esa arteria extensa que de norte a sur recorre la geografía nacional, paralela a la Cordillera de Los Andes. Ovejas, vacas, caballos y liebres, completan el paisaje, configurando la escenografía perfecta para el paso del tren hasta arribar a Nahuel Pan. Al arribar a este pequeño paraje Mapuche Tehuelche se puede visitar el Museo de Culturas Originarias Patagónicas, la casa de las Artesanas y la Feria Tokom topayiñ -.

Su construcción se inició el año 1922 y su vida estuvo atravesada por las diferentes situaciones políticas y económicas de la República Argentina y por supuesto del mundo del siglo XX. En 1945 se realizó el primer viaje uniendo las localidades de Ingeniero Jacobacci y Esquel. Durante los años comprendidos entre 1993 y 1995 el servicio fue interrumpido y actualmente es posible reeditar la experiencia a bordo de La Trochita en un trayecto que une la ciudad de Esquel y la localidad de El Maitén.

La vieja locomotora Henschel, construida en Alemania en 1922, es un testimonio vivo de un medio de transporte central para el desarrollo nacional y, particularmente, para la población patagónica. Sus vagones están construidos enteramente en madera e incluyen una salamandra para dar calor a los pasajeros. El vapor disparado al cielo desde la chimenea de la máquina, y ese andar entre candoroso y cansino, invitan todo el año a los pasajeros a conmoverse y dejarse atrapar por un trozo de historia que sigue marchando sobre rieles. 

Fuente: Diario Río Negro