Viernes 22 de Octubre de 2021

El comercio mundial en alza, pero puede desacelerarse 

18/8/2021

Según el Barómetro del Comercio de Mercancías de la OMC, el comercio mundial mantiene una fuerte recuperación, pero es posible una desaceleración

el comercio mundialLa recuperación del comercio mundial sigue siendo fuerte, pero su ritmo podría verse frenado por interrupciones en la cadena de suministro, como la escasez de semiconductores que ha obstaculizado recientemente la producción de vehículos.

Esto es lo que ve el Barómetro del Comercio de Mercancías de la Organización Mundial del Comercio (OMC), un indicador antes denominado Indicador de las Perspectivas del Comercio Mundial, un índice fundamental que muestra los cambios del crecimiento del comercio mundial entre dos y tres meses antes que las estadísticas sobre el volumen del comercio de mercancías.

El resultado del barómetro en julio es de 110,4 puntos, más de 20 puntos por sobre la marca de 2020, “reflejando la fuerza de la recuperación en curso y la profundidad del impacto que sintió la pandemia el año pasado”. Sin embargo, la OMC observa que los datos sugieren que la recuperación de las exportaciones y las importaciones puede estar desacelerándose, ya que el índice del barómetro ha comenzado con un ritmo descendente.

El informe da cuenta que «todos los índices componentes del barómetro estuvieron por encima de la tendencia en el último mes, lo que ilustra la naturaleza amplia de la recuperación. Los índices de carga aérea (114), transporte de contenedores (110,8) y materias primas (104,7) en particular, continuaron aumentando, lo que indica un crecimiento comercial más rápido que el promedio».

En cualquier caso, según la OMC, los resultados son consistentes con la más reciente previsión de la entidad de un crecimiento del 8% en el volumen del comercio mundial de bienes en 2021.

El documento de la OMC subraya que «las perspectivas para el comercio mundial siguen viéndose ensombrecidas por los riesgos a la baja, incluidas las disparidades regionales, la continua debilidad del comercio de servicios y el retraso de los calendarios de vacunación, especialmente en los países pobres. El Covid-19 sigue representando la mayor amenaza para las perspectivas comerciales, ya que nuevas oleadas de infección podrían socavar fácilmente la recuperación.