Viernes 22 de Octubre de 2021

Navieras vs Forwarders, nuevo round en Australia

11/9/2021

Las líneas navieras de transporte de contenedores que se “mudan” a los servicios terrestres podrían llevar a los transportistas a la quiebra de sus negocios

navierasLas líneas navieras que refuerzan su control sobre la cadena de suministro de contenedores podrían resultar en la «desaparición» de muchos forwarders independientes, se afirmó esta semana en Australia.

La última advertencia sobre el dominio del mercado de las compañías marítimas proviene de la Asociación Internacional de Forwarders y Agentes de Aduanas de Australia (IFCBAA), que dice que el control sobre la capacidad de carga marítima presionará a los forwarders en el lado terrestre, informó The Loadstar.

Stuart McFarlane, gerente de transporte de carga aérea y marítima de la IFCBAA, dijo que los transportistas estaban dando prioridad a las reservas de transporte marítimo de los clientes de forwarders que aceptaban utilizar sus servicios logísticos terrestres.

“Anteriormente, dichos servicios generalmente los organizaban los forwarders que poseen y operan vehículos de transporte por carretera o subcontratan a los proveedores de logística de su elección”.

De hecho, The Loadstar ha informado de reclamos sobre que las líneas navieras en Australia estaban utilizando una táctica de reserva prioritaria para obtener acceso a los datos de los clientes de los forwarders para hacer negocios directamente con los embarcadores, una afirmación rechazada tanto por Hapag-Lloyd como por Hamburg Süd.

Sin embargo, el Sr. McFarlane afirmó que esta estrategia comercial de integración vertical seguida por algunas de las mayores compañías navieras las estaba colocando en competencia directa con los forwarders independientes por los servicios de logística terrestre, almacenamiento y despacho de aduanas.

Dijo: “Actualmente, las compañías marítimas tienen un poder de mercado sin precedentes y están en una posición única para aprovechar la demanda de acceso a la capacidad de carga para controlar los precios de los servicios terrestres. Los transportistas también suelen poseer o alquilar los contenedores necesarios para acceder al servicio de transporte marítimo.

“La preocupación de la IFCBAA y sus miembros es que la forma en que las empresas de transporte marítimo están utilizando su fuerte poder de mercado podría resultar en que los forwarders no puedan competir”.

Y sin forwarders independientes, habría una «disminución sustancial» de la competencia en el mercado, y los embarcadores dependerían de un pequeño grupo de actores globales.

«De hecho, muchos forwarders pueden desaparecer, y los servicios de reenvío y logística relevantes solo estarán disponibles para los remitentes y receptores de cargas australianos como “servicios vinculados” disponibles a través de las entidades afiliadas de las compañías marítimas y un pequeño número de forwarders multinacionales», agregó McFarlane.

La IFCBAA dice que este comportamiento de las navieras puede contravenir la ley de competencia y los consumidores de Australia, y ha pedido a sus miembros que proporcionen pruebas a la comisión de competencia.

Esta es lal última de una larga lista de quejas contra las compañías navieras desde que comenzó la pandemia y la demanda de transporte de contenedores comenzó a superar a la oferta, siendo muchos cargadores y forwarders los que acusan a sus proveedores de «aumento de precios», incluso cuando los niveles de servicio se desplomaron.

Por su parte, las compañías navieras se apresuraron a echar la culpa en los altos niveles de congestión portuaria mundial.

Con información de The Loadstar