Viernes 14 de Junio de 2024

Depósito Fiscal Aduanero del Neuquén busca triplicar operaciones

6/2/2022

El Depósito Fiscal Aduanero especialmente pensado para Vaca Muerta apunta en este 2022 a triplicar las operaciones que venía registrando

Depósito Fiscal AduaneroEl Depósito Fiscal y Aduanero del Neuquén busca a triplicar las operaciones generando alianzas con empresas del primer y segundo anillo de producción. Con una sede nueva más amplia, incorporó toda una gama de servicios y esperan un mayor movimiento por la reactivación petrolera.

A unos meses de haber inaugurado las nuevas instalaciones, el Depósito Fiscal Aduanero especialmente pensado para Vaca Muerta apunta en este 2022 a triplicar las operaciones que venía registrando. Para esto, pretenden seguir trabajando con las pymes y «establecer alianzas» con empresas de primer y segundo anillo en la cadena de producción, «que son las que faltan que hoy operen en la aduana de Neuquén», señaló la gerenta del Depósito Fiscal y Aduanero del Neuquén, Natalia Muguerza.

A pesar del contexto de pandemia, y con el cierre momentáneo que hubo de las operaciones del aeropuerto de Neuquén, en el 2020 y 2021 se presentó un crecimiento paulatino en las actividades del complejo. Con las actividades en vías de normalizarse y ya con nuevas instalaciones, Muguerza señaló que «las cartas ya están tiradas», por lo que hoy la perspectiva del servicio cambió.

El depósito busca adaptarse a las exigencias que tiene la actividad hidrocarburífera. «Estamos respondiendo a lo que nos pedían las operadoras. Un depósito que necesita Vaca Muerta», comentó. El anterior tenía sólo un tercio de capacidad comparado con el actual: «hoy con más infraestructura puede abarcar cualquier tipo de mercadería que pueda importarse o exportarse desde nuestro depósito».

El complejo nuevo cuenta con una superficie cubierta 3.000 metros cuadrados, mientras que otros 21.200 forman el depósito sobre un predio de 96.527 metros cuadrados. En este espacio se desarrollaron instalaciones para la aduana, Senasa, oficinas de Comercio Exterior y el servicio de guardería de camiones, inaugurado hace algunos días.

Desde la aduana ya habían realizado algunas operaciones para y desde Vaca Muerta, generando que la logística se simplificara y redujera precios, explicó Muguerza. La primera importación que no pasó por Buenos Aires y llegó directamente a la provincia fue en 2015: un repuesto para la producción petrolera dividido en cuatro cajas que fue trasladado e inspeccionado en el depósito fiscal anterior.

Desde este hecho, las operaciones en el depósito comenzaron a incrementarse tras reconocer la necesidad de agilizar los trámites burocráticos y reducir costos. Estos últimos meses iniciaron la importación de caños de gran porte para la actividad hidrocarburífera, operación que no podrían haber hecho en el depósito anterior, ya que no tenía la infraestructura necesaria para controlar y almacenar la mercadería: «Hoy esto es otra escala. Tenemos una proyección de ampliación».

La ubicación del depósito representa una facilidad para las importaciones y permite captar operaciones que se manejan históricamente en Buenos Aires, explicó Muguerza. «Estamos creciendo. Desde la ruta del Pacífico, a la cercanía con el aeropuerto y desde Montevideo llegan las cargas de importaciones a Neuquén», señaló.

En estos términos, y tras la exigencia de las operadoras para disponer de más espacio, en este 2022 buscarán el crecimiento y ampliar las redes de clientes: «La actividad está poniéndose en marcha y esto hace que tengamos mayores consultas. De a poco se empieza a mover más».

Con el depósito listo y puesto en funcionamiento, remarcó que «hoy necesitamos el acompañamiento empresario local, las empresas de primer y segundo anillo que son las que faltan que hoy operen en la aduana de Neuquén». De esta forma «creemos que va a ser una alianza estratégica para poder crecer regionalmente».

Natalia Muguerza señaló que se producen grandes comparaciones entre el depósito anterior y el nuevo. Por un lado, el actual prometeocho veces más de operaciones anuales: «En el antiguo depósito marcábamos 2500, y en este proyectamos mas de 20 mil», detalló.

Según expresó en una entrevista radial, «hoy estamos en un 20% del funcionamiento». A su vez, explicó que para terminar de aprovechar el espacio y aumentar las operaciones «tenemos que hacer un fuerte trabajo comercial y darnos a conocer».

Una modificación clave en las instalaciones es la incorporación de más bocas para la entrada y salida de mercadería. «Hoy tenemos diez para poder verificar y en el anterior depósito teníamos tres. Esto hace que todo sea mucho más rápido y se agilicen los procesos».

La intención hoy es atraer más clientes, no solo de Neuquén sino también de las diferentes puntos de la Patagonia. «Nos faltan algunos puntos por desarrollar para seguir conectando Neuquén y el mundo. Pero ya la estamos posicionando, estamos aumentando las operaciones», cerró.

Con información de diario Río Negro