Lunes 06 de Febrero de 2023

Las navieras podrían enfrentarse en una dura lucha

30/11/2022

La posibilidad de un escenario de fuerte competencia entre las navieras comienza a ser percibido en la industria marítima mundial

las navierasLas navieras podrían enfrentarse en una dura competencia. –Según Container Trade Statistics, el volumen mundial de contenedores cayó 8,6% en septiembre, el menor nivel desde el mes de febrero. Esto se debe a la disminución en la demanda de los consumidores y a que los retailers se encuentran con un exceso de stock en sus depósitos.

Las importaciones de los EE.UU. se están viendo fuertemente afectadas por esta rápida caída y el arribo de contenedores bajó casi un 23% durante octubre frente al máximo del mes de agosto.

El Índice de Carga Contenerizada de Shanghái (SCFI), también se derrumbó llegando a los US$ 1.443,29 por FEU, cerca de un tercio del nivel alcanzado a inicios de junio.

También se vino abajo el índice Worldwide Container Index de Drewry, a principios de noviembre cayó a US$ 2.773, el nivel más bajo en dos años, las cifras para la ruta Shanghai-Los Ángeles se situaron en US$ 2.262 por FEU en la primera semana de noviembre, cuando a fines de febrero se encontraba en los US$ 11.197 por FEU.

En el caso de EE.UU. DAT Solutions LLC muestra que las caídas de las tarifas también afectan a la logística interior, mostrando una tarifa media de US$ 2,37 por milla a principios de noviembre, la más baja desde septiembre de 2020. «Desde luego, no esperábamos que el mercado fuera a bajar tan rápidamente como lo ha hecho», indico Bob Biesterfeld, CEO de C.H. Robinson Worldwide a WSJ. 

Expectativas en el mercado
Un mercado de fletes marcado por la caída en la demanda y la abrupta baja en las tarifas ofrece a los usuarios de las navieras de transporte de contenedores la oportunidad de volver a poner en orden sus presupuestos logísticos.

En una encuesta realizada por Xeneta, en la que consultó a sus clientes con el fin de captar su percepción de lo que será el desarrollo del mercado de transporte marítimo de línea el próximo año, mostró resultados que parecen razonables con el escenario antes detallado.

Por ejemplo, el 45% prevé una disminución del gasto en transporte marítimo y el 46% de los encuestados está presionando con una solicitud de oferta programada para obtener nuevas tarifas a largo plazo, lo que demuestra que los beneficiarios de la carga intentan materializar los ahorros lo antes posible. Además, un 22% de los clientes afirma que está trasladando todo el volumen posible al mercado spot para aprovechar la fuerte caída de las tarifas de flete.

En términos más generales una gran mayoría, el 85%, de los clientes de Xeneta espera una baja del gasto en fletes de al menos un 10%. 

Reacción de las navieras
Lo que es bueno para un lado, puede no serlo para el otro. Es así como las líneas navieras (sin mayor éxito se debe decir) han intentado mantener el equilibrio, en parte recortando la capacidad en función de la menor demanda. Consecuentemente han cancelado docenas de servicios programados en el otoño septentrional a través de la herramienta conocida como blank sailing.

Pero ya en un curso de batalla adverso, advierten en el horizonte una marea de entregas de cientos de nuevos buques en los próximos dos años (2,4 millones de TEUs de nueva capacidad) que mantendrán la oferta de capacidad cada vez más abundante, lo que por lógica debería llevar las tarifas mucho más abajo, a no ser que tomen medidas radicales para impedirlo, dejando inactiva buena parte de sus flotas o simplemente, recurriendo al desguace de la capacidad más obsoleta.

Con información de Mundo Marítimo