Sábado 13 de Abril de 2024

La UNCTAD alerta sobre perturbaciones del comercio mundial

27/1/2024

El Mar Rojo, el Mar Negro y el Canal de Panamá: La UNCTAD alerta sobre las perturbaciones del comercio mundial debido a los incidentes en estas regiones

La UNCTADLa UNCTAD alerta sobre las perturbaciones del comercio mundial. –La UNCTAD alerta que la escalada de ataques contra barcos en el Mar Rojo está añadiendo presión a las rutas marítimas ya afectadas por el conflicto y el cambio climático.

El organismo de comercio y desarrollo de la ONU, la UNCTAD, ha expresado su profunda preocupación por las crecientes perturbaciones del comercio mundial.

Dice que los recientes ataques a barcos en el Mar Rojo, combinados con las tensiones geopolíticas que afectan al transporte marítimo en el Mar Negro y los impactos del cambio climático en el Canal de Panamá, han dado lugar a una crisis compleja que afecta a rutas comerciales clave.

El jefe de logística comercial de la UNCTAD, Jan Hoffmann, esbozó el análisis detallado de la situación realizado por la organización en la rueda de prensa diaria de las Naciones Unidas celebrada el 26 de enero. Subrayó el papel fundamental del transporte marítimo en el comercio internacional, señalando que es responsable de aproximadamente el 80% del movimiento mundial de mercaderías. 

Interrupciones en el Mar Negro y los canales de Panamá y Suez

El Canal de Suez, una vía fluvial fundamental que conecta el mar Mediterráneo con el mar Rojo, gestionó aproximadamente entre el 12% y el 15% del comercio mundial en 2023. La UNCTAD estima que el volumen del comercio que pasa por el Canal de Suez disminuyó un 42% en los dos últimos meses.

El conflicto en curso en Ucrania también ha provocado cambios sustanciales en el comercio de petróleo y cereales, remodelando los patrones comerciales establecidos.

Mientras tanto, el Canal de Panamá, otra arteria clave para el comercio mundial, está lidiando con una grave sequía que ha disminuido los niveles de agua, lo que ha provocado una asombrosa reducción del 36% en el total de tránsitos durante el último mes en comparación con hace un año.

Las implicancias a largo plazo del cambio climático en la capacidad del canal están generando preocupaciones sobre los impactos duraderos en las cadenas de suministro globales. La crisis en el Mar Rojo, marcada por los ataques liderados por los hutíes que interrumpieron las rutas marítimas, ha añadido otra capa de complejidad. 

Los tránsitos de buques portacontenedores se desploman a medida que aumentan las tarifas de flete y las emisiones

En respuesta a la crisis del Mar Rojo, los principales actores de la industria marítima han suspendido temporalmente los tránsitos a través del canal de Suez.

En particular, los tránsitos semanales de buques portacontenedores se han desplomado un 67%. Los tránsitos de buques cisterna y los buques gasíferos también están experimentando descensos significativos.

Mientras tanto, las tarifas de flete están aumentando. El incremento de US$ 500 en las tarifas promedio de flete al contado de contenedores durante la última semana de diciembre fue el aumento semanal más alto de la historia.

Las tarifas promedio al contado de los contenedores desde Shanghái se han más que duplicado (+122%) desde principios de diciembre. En concreto, las tarifas de Shanghái a Europa se han más que triplicado (+256%), mientras que las tarifas a la costa oeste de Estados Unidos aumentaron un 162%, aunque los barcos de esta ruta no pasan por el Canal de Suez.

Las primas de seguros también han aumentado, lo que agrava el costo general del tránsito.

Además, los buques desviados de las rutas del Canal de Suez y Panamá se ven obligados a viajar más rápido para compensar los desvíos, utilizando más combustible por milla y emitiendo más CO2, lo que agrava aún más las preocupaciones ambientales.

«Aquí vemos el impacto global de la crisis, ya que los buques están buscando rutas alternativas», dijo Hoffmann. 

Implicancias globales: Aumento de los precios de la energía y los alimentos.

La UNCTAD subrayó las consecuencias económicas de largo alcance de estas perturbaciones.

Las interrupciones prolongadas, especialmente en el transporte marítimo de contenedores, suponen una amenaza directa para las cadenas de suministro mundiales, ya que aumentan el riesgo de retrasos en las entregas y el aumento de los costos.

Si bien las tarifas actuales de los contenedores son aproximadamente la mitad del pico observado durante la crisis de COVID-19, tomará tiempo para que los precios más altos lleguen a los consumidores, y se espera que el impacto total se produzca dentro de un año.

Las tarifas de la energía están experimentando un aumento a medida que se interrumpen los tránsitos de gas, lo que afecta directamente al suministro de energía, especialmente en Europa.

La crisis también está afectando a los precios mundiales de los alimentos, ya que las distancias más largas y las tarifas de flete más altas pueden repercutir en un aumento de los costos. Las interrupciones en los envíos de cereales desde Europa, la Federación de Rusia y Ucrania plantean riesgos para la seguridad alimentaria mundial, afectan a los consumidores y reducen los precios pagados a los productores. 

Impacto en los países en desarrollo y necesidad de acción colectiva

«Los países en desarrollo son particularmente vulnerables a estas perturbaciones, y la UNCTAD se mantiene vigilante en el seguimiento de la evolución de la situación», dijo el Sr. Hoffmann.

La organización hizo hincapié en la necesidad urgente de una rápida adaptación de la industria marítima y de una sólida cooperación internacional para hacer frente a la rápida remodelación de la dinámica del comercio mundial.

Los desafíos actuales ponen de relieve la vulnerabilidad del comercio a las tensiones geopolíticas y los desafíos relacionados con el clima, lo que exige esfuerzos colectivos para encontrar soluciones sostenibles, especialmente en apoyo de los países más vulnerables a estas perturbaciones.