Sábado 13 de Abril de 2024

Puertos y vías navegables. Presión por recursos

16/3/2024

«Puertos y vías navegables: tres eventos que suceden en Argentina, evidencian presión internacional por recursos», nota de Juan C. Donato en Nuestromar

puertosPuertos y vías navegables: tres eventos que suceden en Argentina, evidencian presión internacional por recursos. Nota de Juan C. Donato en Nuestromar

En abril de 2023, los embajadores Marc Stanley (EE. UU) y Karl Dhaene (Bélgica), suben a la draga Alfonso de Albuquerque de la empresa belga Jan De Nul que en ese momento operaba en el Río Paraná, frente a las costas de la ciudad de Corrientes.

Alumbraba nuevamente la histórica influencia hemisférica norteamericana, actualizando la agenda en su política exterior que pone especial interés en la Hidrovía Paraguay-Paraná, vena principal del sur del continente.

El resultado se visualiza el 7 de marzo con el anuncio de la Administración General de Puertos, mostrando la firma de un Memorándum de Entendimiento con el Cuerpo de Ingenieros del Ejército y la Embajada de Estados Unidos, que permitirá el intercambio de información, mediante capacitaciones basadas en similitudes de nuestra Vía Navegable Troncal (VNT) y el Río Misisipi, donde el citado Cuerpo de Ingenieros planifica el dragado, balizamiento y señalización, todo ello sin que nadie explique como un organismo estatal argentino, acuerda con otro país, sin participación de la Cancillería y el silencio del Congreso, teniendo en cuenta que un ejército extranjero envía asesores a territorio nacional.

El lunes 19 de febrero, el Canciller británico David Cameron realiza una sorpresiva visita a nuestras Islas Malvinas y no fue un simple acto de provocación, el trasfondo tiene dos capítulos: El 9 de marzo con el anuncio del gobierno de usurpación, la construcción de un puerto multipropósito pesquero, energético y turístico en el territorio en disputa, (ver Resolución ONU – 2065 de diciembre de 1965).

Otra potencia internacional que incrementa presencia a través de inversión portuaria. El otro tema que habrá que empezar a incorporar en agenda política internacional es que Argentina y Reino Unido son dos de las siete naciones que reivindican partes de la Antártida, pero son los únicos dos que reclaman exactamente la misma porción de territorio.

El 31 de enero los argentinos nos enteramos que la Delegación Argentina en la Comisión Administradora del Río de la Plata, autorizó, a la Delegación Uruguaya, en el marco del Tratado del Río de la Plata, la profundización y extensión del canal de acceso al puerto de Montevideo a 14 metros.

Nadie duda que esta decisión redundara en una pronunciada merma de movimientos de carga al frente portuario de Buenos Aires – Dock Sud que ya no puede profundizar sus canales náuticos a más de 10 metros, en un mundo donde los barcos son cada vez más grandes, ya no solo de eslora, sino también de manga y si nuestro puertos no tienen profundizan sus accesos náuticos; la sangría de contenedores al puerto uruguayo que comenzó hace tiempo, se incrementará hasta dejar al Puerto de Buenos Aires y a todo el sistema portuario argentino como simple feeder (alimentador) de Montevideo primero y de los brasileros (Santos, Navegantes y Río Grande do Sul) después.

Envalentonado con la autorización que le otorgó Argentina, el gobierno uruguayo auspició el 11 de marzo, hace apenas tres días un convenio internacional entre la Administración Nacional de Puertos de Uruguay y la Cooperativa de Armadores de Pesca del Puerto de Vigo España y consolida a Montevideo como puerto base de la flota ilegal que pesca en la milla 201 y en la zona de exclusión del Atlántico Sur, sabido es que después de China, España es la segunda depredadora en caladeros de todo el mundo.

Lo anteriormente expuesto sucede en un contexto de gestión estatal ausente y sin política de navegación, puertos y marina mercante definida, ni equipos con expertise. La AGP despidiendo técnicos y profesionales formados, escandalosas denuncias por corrupción que el nuevo Interventor no contempla y como si fuera poco no desafecta los funcionarios sospechados y denunciados e inexplicablemente delega parte de su gestión en estos. Difícilmente pueda diseñar un proceso de licitación nacional e internacional para el dragado, balizamiento, señalización y cobro de peaje en el Río Paraná – Tramo Argentino, Confluencia – Río de la Plata.

La Subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante de la Nación, autoridad por Ley 24.093/1992, esmerilada por Decretos 949/2020 – 427/2021 – DNU 556/2021 y Decreto 120/2022, fue reducida a meras funciones administrativas mediante el dictado de estos actos administrativos que empeoraron todo y resultaron un verdadero fracaso del gobierno anterior.

El nuevo gobierno a 94 días de haber asumido, sigue sin designar los funcionarios que se harán cargo de la repartición. Acefalía. Inadmisible si tenemos en cuenta que Argentina representa el quinto litoral fluviomarítimo del mundo, con 101 puertos registrados y una treintena sin actividad.

Los países del mundo reconfiguran el comercio global, cuidan sus producciones y buscan recursos en otras regiones. Cuidemos lo nuestro.