Miércoles 17 de Julio de 2019

Autoridades argentinas y chilenas se reunieron para respaldar el Corredor Bioceánico

25/2/2013

Expresaron su total respaldo al proyecto del Corredor Bioceánico Aconcagua y su túnel a baja altura que unirá ambos países.

El gobernador de Mendoza, Francisco Pérez, junto al embajador de Argentina, Ginés González, sostuvieron una reunión con el subsecretario de Obras Públicas, Lucas Palacios, en la cual le expresó su total respaldo al proyecto del Corredor Bioceánico Aconcagua y su túnel a baja altura, que unirá por medio de ferrocarriles eléctricos a la comuna de Los Andes con la provincia trasandina, para el transporte de cargas de uno a otro país y a los mercados del Atlántico y del Asia Pacífico.
Tras el encuentro, en el que participaron, entre otros, José Pablo Gómez, de la Dirección de Presupuestos del Ministerio de Hacienda, y Rigoberto García, Asesor Internacional del MOP, el gobernador Pérez expresó que «nos reunimos con el subsecretario para seguir avanzando en el tren trasandino y el túnel que han definido ambos países como tan importante. (…) Estamos presentando el proyecto en distintos organismos financieros internacionales y en un pronto viaje a China en busca de inversores. Por eso, queríamos conocer la opinión desde el gobierno de Chile que se tiene como definición política sobre este proyecto que nos interesa tanto».
«Uno ve cómo está colapsado Cristo Redentor o Libertadores (…), que fue, es y será el paso principal y creemos que para el transporte de cargas la solución definitiva es ésta, no sólo para Chile y Argentina, sino también para Brasil, que es un socio estratégico al cual podemos sumar y que necesita con urgencia una salida al Pacífico y que si no la intentamos por acá Brasil la va a intentar por Perú», agregó la autoridad de Mendoza.
Pérez agregó que «en los últimos 100 años, el comercio mundial se dio a través del Atlántico. Sin lugar a dudas, en los próximos 100 años se va a dar por el Pacífico. Entonces, que Brasil y Argentina tengan salida al Pacífico de manera ágil y eficiente en el transporte de cargas nos posibilita muchas oportunidades. Además, vemos con preocupación la caída del transporte de cargas hacia Chile de los productos argentinos y brasileños. Desde lo geopolítico debemos visualizar esto y ver cómo crecen países como China, Indonesia, India, Singapur. La salida de las cargas debe ser por los puertos chilenos».
A su vez, el embajador González expresó «necesitamos una vía más expedita que permita mayor volumen de cargas. (…) Gran parte del comercio mundial de Chile, Argentina y Brasil se desarrolla en el Pacífico. Este proyecto es anticiparnos a una potencialidad, como fue hace más de 100 años el Ferrocarril Trasandino, que fue obra de pioneros que muchos tomaron como de locos y otros dijeron que no se justificaba, pero que tuvo resultados extraordinarios en la integración económica, cultural y política de Chile y Argentina. Este túnel también va a cumplir esas potencialidades».
La reunión se registra justo cuando transportistas de carga y empresarios turísticos han enfrentado pérdidas económicas debido al cierre del paso Los Libertadores durante 6 días, tras una serie de aludes registrados en Mendoza que impidieron el normal tránsito desde y hacia Chile, con pérdidas diarias de más de US$ 1 millón por los retrasos de las cargas y el consecuente riesgo de las mismas cuando van refrigeradas, avaluadas en una cifra similar.
A ello, se suman pérdidas económicas en otros sectores, como por ejemplo, las mineras que no reciben los productos necesarios para la producción de cobre, cancelaciones de reservas de hotel por parte de turistas y todos los perjuicios que sufre la cadena logística del puerto de Valparaíso.
El túnel a baja altura proyecta el cruce de más de 20 millones de toneladas anuales de carga en el inicio de sus operaciones y más de 70 en un par de décadas, versus las poco más de 5 que hoy circulan por el paso internacional, el cual ya está colapsado y que se ve afectado por las malas condiciones climáticas y frecuentes aludes, que obligan a cerrarlo en promedio por 40 días al año.
«Además, por cada dólar invertido en la obra se impulsa una expansión del PIB de 1,7 a 2 dólares, mientras que el aumento que provocará en el comercio incrementará la tasa de crecimiento del PIB en un 1%, junto con absorber el 50% de las necesidades de creación de empleo de los próximos 60 años y generar un aumento en la riqueza de Chile y Argentina por el equivalente a 3 PIBs», señaló Eurnekian.

 

Fuente: Terra