Jueves 19 de Octubre de 2017

Paro de Senasa del 21 al 30 de septiembre

21/9/2016

Los trabajadores del Senasa ratificaron la huelga nacional de diez días corridos a partir de esta medianoche hasta las 0 horas del 30 de septiembre.

SenasaAnte ese panorama de ausencia de control sanitario, en especial en las fronteras, el presidente del Senasa, Luis Dillon, señaló a Télam la “disconformidad” oficial con la medida de fuerza gremial y aseguró que luego de evaluar la situación, las autoridades difundirán un comunicado en los próximos días.
“Por ahora no opinaremos. Observaremos los acontecimientos y, luego de evaluar la situación, el Senasa difundirá un documento público. Pero obviamente estamos en total desacuerdo con la medida de fuerza decidida por ATE. En ese sentido, hoy enviamos una nota al gremio expresando esa disconformidad total”, precisó el funcionario en declaraciones a esa agencia.
El gremio convocó para el viernes al mediodía una conferencia de prensa en la Plaza del Congreso, en la que se encontrarán los integrantes de la Coordinación Nacional ATE-Senasa y del Consejo Nacional de la organización sindical.
“Es imposible que el Senasa recaude más de 6 mil millones, y que sólo se haya previsto un poco más de la mitad de presupuesto anual, si no garantiza la sanidad y calidad de los productos y animales exportables, en un modelo que el gobierno impulsa. Lluvia de inversiones y desfinanciamiento del organismo que garantiza sanidad y calidad no pueden ir de la mano”, afirmó el sindicato.
La dirigencia sindical aseguró que el presupuesto del organismo y las partidas para el funcionamiento operativo se redujeron en términos reales respecto de las cifras del 2016, por lo que el Senasa “estará paralizado totalmente”.
“El organismo se financió históricamente con recaudación propia y aportes del Tesoro. En 2017, no solo no aportará más nada sino que se apropiará de gran parte de la recaudación derivada de tasas, aranceles y el comercio exterior, que el organismo debe controlar y que es una recaudación específicamente destinada a él”, afirmó.
Los sindicalistas señalaron que así será imposible resolver “la extrema precariedad laboral” existente.
También adelantaron que “la seguridad fitozoosanitaria estará en grave peligro, en especial a partir del resurgimiento de la aftosa y el HLB, que significará el fin de las exportaciones”.
“Es preciso proteger a la población y la capacidad exportadora de esos flagelos. Por lo mismo, se trata de una lucha ejemplar y contundente de los 6.800 trabajadores del Senasa, porque está en juego la salud de todos y la situación laboral”, concluyeron.