Jueves 19 de Julio de 2018

Comercio internacional en terapia intensiva

28/2/2017

En la medida en que la incertidumbre en las políticas se mantenga alta deberíamos continuar esperando que el crecimiento del comercio internacional sea bajo

comercio internacionalEl comercio internacional está en terapia intensiva y la incertidumbre global a partir de las políticas que agita el gobierno de Donald Trump amenaza con dejarlo sin reacción en el corto plazo.
La afirmación no es caprichosa sino que surge del más reciente reporte del Banco Mundial sobre el intercambio internacional de mercancías.
Los datos del organismo con sede en Washington indicaron que el comercio mundial se viene desacelerando en forma sostenida y que está ahora en su más bajo nivel desde la crisis internacional de 2008.
Así, mientras que en 2014 el comercio internacional creció un 2,7%, en 2015 lo hizo un 2% pero el año pasado -el quinto consecutivo de desinfle- avanzó apenas un 1%.
Para tener una mirada de más largo plazo: entre 1994 y 2008, el comercio creció a un ritmo promedio del 7% anual; entre 2012 y 2016 lo hizo a un paso del 3%.
Pero hay otro dato que inquieta: en años recientes hubo caídas en los intercambios pero limitados a los países desarrollados, donde tuvo su epicentro la crisis financiera internacional; sin embargo, ahora también la caída afectó a los países del Sur.
En ese contexto entra la “incertidumbre” sobre las políticas públicas a partir de la llegada de Trump a la Presidencia, pero también de la sombra del populismo de derecha que se ciñe sobre Europa.
“La desaceleración del comercio puede también ayudar a explicar parte de la desaceleración de la productividad, al ser esta atribuible al estancamiento en las cadenas globales de valor”, subrayó el Banco Mundial.
En ese contexto, “el paso más lento en la expansión de las cadenas globales de valor podría estar disminuyendo el comercio internacionalmargen para aumentos de productividad a partir de una más eficiente división internacional del trabajo y la difusión de tecnologías”, agregó.
Como suele ocurrir con los informes de los organismos internacionales de crédito, ante los cambios de escenarios y las trabas en la maquinaria de la globalización, las recetas que se proponen ante los vientos de frente son más de lo mismo.
Para el Banco Mundial, el fortalecimiento de las cadenas globales de valor fue facilitado por la profundización de los acuerdos internacionales de comercio.
Por lo tanto, “preservar y expandir el alcance” de ese tipo de acuerdos es lo que ayudaría a sostener el crecimiento de la productividad.
Uno de los co-autores del reporte, Michele Ruta, advirtió que “en la medida en que la incertidumbre en las políticas se mantenga alta deberíamos continuar esperando que el crecimiento en el comercio internacional sea bajo”.
Este y no otro es el panorama que enfrenta una Latinoamérica con Brasil y la Argentina en recesión y con México amenazado por una política muy agresiva -en distintos aspectos” desde el Norte.
En ese marco, la estrategia internacional de la región parece requerir de toda la pericia, el pragmatismo y la imaginación posibles, en lugar de aferrarse a conceptos y recetas que se venden “llave en mano”.

Fuente: Nicolás Tereschuk en Noticias Argentinas