Domingo 23 de Septiembre de 2018

Tren propulsado con GNL será probado por Renfe

5/1/2018

El próximo lunes Renfe efectuará la primera prueba del primer tren propulsado con GNL -gas natural licuado- que circulará en las vías de Europa.

tren propulsado con GNLPara la prueba piloto del primer tren propulsado con GNL, Renfe reservó un tramo de 20 kilómetros entre las localidades asturianas de Figaredo y Trubia, las pruebas continuarán por cuatro meses.
Estas pruebas forman parte de un paquete de proyectos de la Unión Europea para impulsar el uso de energías más limpias en el transporte, tanto terrestre como marítimo. El tren en el que se realizan las pruebas es un automotor de vía estrecha, al que le ha sido retirada la maquinaria diésel para incorporarle otra de GNL, además de un depósito especial para el nuevo combustible. El tren propulsado con GNL contará también con una cabeza tractora impulsada por gasoil, lo que permitirá comparar los resultados de una y otra tecnología.
El GNL reducirá las emisiones de óxidos de nitrógeno, óxidos de azufre, monóxido de carbono y partículas; también disminuirá la contaminación acústica. Igualmente se conseguirá una notable reducción de costos, dado el menor precio del GNL.
La elección de España para llevar a cabo esta experiencia obedece, según ha explicado Renfe, a que el país “cuenta con una larga experiencia en gestión de gas natural licuado”; también se valoró la capacidad logística. Uno y otro factor “pueden garantizar la seguridad de suministro para este mercado potencial”.
El origen de este Plan para un tren propulsado con GNL se remonta a principios del año 2013, cuando el Instituto Cerdà recibió el encargo de evaluar la viabilidad para el empleo de GNL como combustible en el sector ferroviario.
Aunque el análisis identificó algunas barreras técnicas y legales -todas ellas potencialmente superables-, confirmó la viabilidad económica de la iniciativa que, un año después, dio lugar a la formación de un consorcio liderado por el propio Instituto e integrado por Enagás, Gas Natural Fenosa, Renfe, Bureau Veritas y ARMF (como integrador ferroviario), con la colaboración de HAM, Cummins, Fundación Cidaut y Nertatec, y el apoyo de Adif y de la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria.
La ejecución de esta prueba piloto persigue tres objetivos fundamentales: el desarrollo de soluciones técnicas integrables en el ferrocarril que sean viables a nivel técnico y de seguridad; la reducción de los costos de operación; y la reducción de las emisiones de partículas contaminantes y gases de efecto invernadero en línea con las directrices marcadas desde Europa; y todo ello sin perder las prestaciones ya existentes.