Viernes 19 de Octubre de 2018

Central nuclear flotante rusa llega al Ártico

22/5/2018

La Akademik Lomonosov, primera central nuclear flotante rusa, arribó a Murmansk luego de navegar remolcada durante 4.000 km. desde San Petersburgo.

central nuclear flotanteLa primera central nuclear flotante de Rusia arribó al puerto ártico de Murmansk durante el fin de semana en preparación para su misión inaugural, proporcionar electricidad a una ciudad rusa aislada en el estrecho de Bering.
La compañía estatal detrás de la planta, llamada “Akademik Lomonosov”, dice que esta central nuclear podría ser pionera en una nueva fuente de energía para regiones remotas del planeta, pero activistas ecologistas expresaron su preocupación sobre el riesgo de accidentes nucleares. Greenpeace la llamó el “Titanic nuclear”.
La empresa estatal nuclear rusa Rosatom, que desarrolló la planta nuclear flotante, dijo que la unidad atracó en Murmansk el sábado donde fue remolcada por 4.000 kilómetros desde San Petersburgo, ciudad donde fue construida.
Esta FPU (Floating Power Unit) nuclear está equipada cos dos reactores KLT-40C, con una capacidad de 35 MW cada uno, similares a los usados en los rompehielos a propulsión nuclear. Este tipo de buque tiene 144 metros de eslora y 30 metros de manga, con un desplazamiento de 21.000 toneladas.
En Murmansk cargará a bordo un suministro de combustible nuclear y luego será remolcada a la ciudad de Pevek en la región del Lejano Oriente de Chukotka, separada del estado estadounidense de Alaska por el estrecho de Bering de 86 km de ancho. Comenzará a operar allí el próximo año.
La central nuclear flotante, que abastecerá a más de 50.000 personas en Chukotka, reemplazará una planta de energía a carbón y una vieja planta de energía nuclear, comunicaron en la empresa estatal nuclear rusa.
Rosatom planea desde hace mucho tiempo lanzar las unidades de energía marítimas que, con sus plantas móviles de pequeña capacidad y únicas en su clase, dicen que serían las más adecuadas para regiones remotas. La empresa señala que pueden ayudar al medioambiente al reducir en decenas de miles de toneladas las emisiones de gases de efecto invernadero (CO2).
Las pequeñas plantas nucleares fueron diseñadas para permitir el suministro de electricidad a las zonas de difícil acceso de Rusia. Pueden operar continuamente sin necesidad de repostar durante 3 a 5 años.
Grupos de protección ambiental, dentro de los cuales se incluye a Greenpeace, enviaron una carta al jefe de Rosatom, Alexei Likhachyov, exigiendo el estricto cumplimiento de las normas de seguridad y diciendo que estaban prestando atención al desarrollo de la instalación flotante “con gran preocupación”.