Viernes 06 de december de 2019

E-commerce en Latinoamérica: crecimiento con desafíos

12/11/2019

DHL estima que el e-commerce en Latinoamérica crecerá un 22% anual hasta el año 2021. La Argentina uno de los mercados más sólidos

e-commerce en LatinoaméricaDHL publicó un nuevo informe que enfatiza el potencial de crecimiento del e-commerce en Latinoamérica, analiza las tendencias del negocio minorista online, las oportunidades y los desafíos para su desarrollo, y cómo la logística puede ser un catalizador para seguir acelerando el crecimiento en el sector.

Hoy en día, el comercio electrónico representa menos del 10% de las ventas minoristas globales y, sin embargo, ya ha impuesto las reglas de cómo se comercializan, distribuyen y venden los productos en todo el mundo. El estudio El e-commerce en Latinoamérica, prevé que el comercio electrónico crecerá a un ritmo anual del 22% en América Latina hasta 2021. La penetración varía según las categorías. Las principales son: libros y música (53%), electrónica (47%) y ropa (40% mujeres; 34% hombres).

El informe revela que China es hoy el mercado de comercio electrónico más grande del mundo. Junto con los Estados Unidos, son responsables de más del 70% de la demanda total de comercio electrónico: el 85% de los productos se entrega domésticamente; el 15% es transfronterizo. El resto del mundo (cerca de 200 países) representa el 30% de las compras minoristas de comercio electrónico. Para los clientes en estos mercados, cerca del 35% del comercio electrónico B2C se ejecuta a través de la frontera. A nivel global, aproximadamente cada quinta transacción en línea es internacional y se espera que crezca entre un 25 y un 30% por año durante los próximos cinco años, casi el doble del ritmo del crecimiento total del comercio electrónico, con un pronóstico cercano al 14%. En América Latina, el 54.6% de los compradores de comercio electrónico realizan compras en sitios web extranjeros.

El mercado puede dividirse en tres segmentos bien diferenciados: los más grandes, como Brasil o México; los de tamaño medio, como Colombia, Argentina, Chile y Perú, y los más pequeños de América Central y el Caribe.

Son los mercados como el de Argentina los que ofrecen un potencial significativo para el crecimiento del e-commerce a nivel transfronterizo, ya que muchos minoristas pueden almacenar un inventario centralizado en los mercados más grandes o en hubs logísticos transnacionales y servir desde allí a varios mercados de manera relativamente rápida y a bajo costo.

“América Latina se convertirá en el próximo hito en la revolución del e-commerce”, afirma Matthias Heutger, jefe e-commerce en Latinoaméricaglobal de Innovación y Desarrollo Comercial de DHL. “El sector del e-commerce en Latinoamérica continúa relativamente subdesarrollado en la región, de modo que todavía existe una oportunidad significativa para que los minoristas afiancen sus posiciones en él y para que los operadores logísticos establezcan cadenas de suministro eficientes en materia de e-commerce a fin de  consolidar su crecimiento futuro”.

El comercio electrónico ha traído grandes demandas y cambios a la logística, la cual es un componente crítico en el funcionamiento del comercio electrónico. Prueba de esto es el hecho de que los bienes y servicios digitales que se venden en línea en América Latina, que no requieren envío, distribución y entrega física, están creciendo de 1.5 a 2 veces más rápido que el comercio electrónico físico.

La inconsistencia en la facilidad y la rapidez del despacho aduanero, una mala cobertura de los sistemas de GPS y las dificultades de los atascos —combinadas con una infraestructura no demasiado buena para las entregas en la última milla, así como la complejidad de los procesos de logística a la inversa para las devoluciones— son posibles obstáculos para ese crecimiento.

Existen tres retos en la logística de comercio electrónico en Latinoamérica: liberación de aduanas (los procesos aduaneros pueden ser largos y tediosos, con procesos que no están diseñados para envíos particulares B2C), entregas de última milla (son impactadas por las congestiones de tráfico y los problemas de seguridad) y logística inversa (el comercio electrónico tiene un índice de retornos más altos que en ventas tradicionales, lo cual es una carga en costos para el comerciante, especialmente en ventas transfronterizas.

Para descargar el informe completo haga click AQUÍ