Miércoles 22 de Septiembre de 2021

Las cadenas de suministro del futuro

18/6/2021

Las cadenas de suministro del futuro serán adaptables, colaborativas y conectadas, se aseguró en una conferencia organizada por The Logistics World.

las cadenas de suministroLos atributos de las cadenas de suministro del futuro están orientados a las operaciones adaptables, colaborativas y conectadas. Así lo aseguró María Rey-Marston, líder de pensamiento en logística y supply chain en América, en la conferencia Futuro de la supply chain: construyendo redes de suministro adaptables, organizada por The Logistics World.

“Durante mucho tiempo hemos tenido una visión lineal de procesos, con supuestos muy específicos de cómo funciona esa cadena o cómo funcionaba. Ahora vemos grandes factores de cambio, de la ruptura de estas supply chains”, puntualizó. 

Cuatro paradigmas que están rompiendo las cadenas de suministro del futuro:
1. Cadenas de suministro orientadas a la transformación del producto.

Dijo que el primero de esos supuestos es que en la manufactura la cadena de suministro está muy orientada a pasos de transformación del producto, el abastecimiento y las compras, los procesos de distribución y de logística, consumo y modelos circulares.

2. Demanda desconocida
El segundo supuesto es el de la demanda desconocida y, por tanto, la necesidad de pronosticar, de imaginarse la demanda futura de un bien o servicio.

3. Restricciones de capacidad
Un punto en el que se ve una gran ruptura en los últimos años es el uso de recursos escasos y/o limitados.
“Es el concepto de restricciones de capacidad. Trabajamos con cierto número de líneas de producción y un determinado número de personas disponibles en un turno de producción. De hecho, los grandes métodos de optimización en el mundo de supply chain están basados en cómo manejar esas limitantes”, agregó Rey-Marston.

4. Equilibrio entre la oferta y la demanda
El último paradigma a romper es la búsqueda de un equilibrio entre la oferta y la demanda.
“La demanda no conocida con una capacidad con grandes restricciones y la búsqueda de este equilibrio ha sido el objetivo principal por décadas de los planificadores y de los estrategas de la cadena de suministro”, acotó la managing director en Accenture. 

El desvanecimiento de la demanda desconocida
Esos cuatro paradigmas, a decir de la especialista, se han roto y el cambio se origina fundamentalmente de un concepto que en el mundo actual ya no aplica: el de la demanda desconocida.

“Con el advenimiento del comercio electrónico, de los dispositivos inteligentes, estamos en capacidad de operar un negocio o una cadena de suministro bajo el entendimiento de que podemos conocer en tiempo real el comportamiento de la demanda y las señales de mercado”, explicó.

“Además, esta situación nos acerca a la ruptura de otro supuesto importante: el concepto de que las cadenas de suministro que estaban más orientadas en productos o en bienes tienen hoy un foco muy importante de orientación al cliente, principalmente por esa cercanía a las grandes señales de demanda”, puntualizó.

En cuanto al quebranto del supuesto de capacidades restringidas, Rey-Marston señaló que las economías compartidas permiten posibilidades muy interesantes de cooperación y disponibilidad de aportaciones.

“Con ese modelo de negocios hay un proceso constante de matchmaking, es decir, una idea clara de alinear señales de demanda muy visibles, muy audibles y muy claras, con una estructura de capacidad cada vez está menos restringida por los recursos propios de la firma”, aclaró. 

Omnicanalidad y las cadenas de suministro del futuro
Esas cuatro grandes fuerzas llevan al concepto de omnicanalidad: humanos conectados que compran en los mundos físicos y digital.

“El concepto de omnicanalidad impacta a absolutamente todas las industrias. Si no es un consumidor, es un usuario. Si no es un usuario, es un cliente. Pero estamos viviendo una realidad de personas que constantemente se mueven entre el mundo físico y el digital. Están compartiendo sus necesidades, sus intenciones de compra, su posición geográfica y sus áreas de interés. En resumen, sus superficies digitales”, detalló.

Los comportamientos de este consumidor omnicanal se traducen en nuevas capacidades a desarrollar por las compañías. Durante el primer año de la pandemia de Covid-19, las compras por e-commerce generaron una serie de expectativas que obligaron a modificar las cadenas de suministro tradicionales, sobre todo aquellas que no tenían cómo dar soporte.

“Esas nuevas redes de abastecimiento, mucho más adaptables, mucho más veloces en la reacción a las señales de demanda, logran adaptarse a esas nuevas necesidades del mercado”, enfatizó Rey-Marston.

Concluyó su participación resaltando los atributos de una red de suministro adaptable: conectada, flexible, sostenible, resiliente. Esa es la visión del futuro de la cadena de suministro.