Martes 21 de Septiembre de 2021

El transporte marítimo mundial en caos

9/3/2021

La pandemia desbarató el traslado de cargas de un continente a otro. En el centro de la tormenta están los contenedores y el transporte marítimo.

transporte maritimoEl caos en el transporte marítimo. -Frente a la costa de Los Ángeles, más de dos docenas de buques portacontenedores llenos de productos electrónicos, esparcimiento y otras importaciones muy buscadas vienen estando inactivos durante dos semanas. En Kansas City, los agricultores están luchando por enviar soja a compradores en Asia. En China, los muebles destinados a América del Norte se amontonan en los pisos de las fábricas.

En todo el planeta, la pandemia interrumpió el comercio en un grado extraordinario, aumentando el costo del envío de mercaderías y agregando un nuevo desafío a la recuperación económica mundial. El virus desecho la aceitada coreografía de trasladar cargas de un continente a otro. En el centro de la tormenta están los contenedores, ellos son el caballo de batalla de la globalización.

Los estadounidenses atrapados en sus hogares provocaron una oleada de pedidos a las fábricas en China, gran parte los cuales son transportados en contenedores a través del Pacífico, cajas de metal que mueven mercaderías en pilas altísimas sobre enormes buques. A medida que los hogares en los Estados Unidos llenaron las habitaciones con muebles de oficina y los sótanos con cintas de correr, la demanda de transporte superó la disponibilidad de contenedores en Asia, lo que provocó escasez en sus instalaciones portuarias mientras se amontonan en los puertos estadounidenses.

Los contenedores que transportaron millones de máscaras a países de África y América del Sur a principios de la pandemia permanecen allí, vacíos y sin recoger, porque los transportistas concentraron los buques en sus rutas más populares: las que unen América del Norte y Europa con Asia.

Y en los puertos donde los barcos hacen escala para descargar contenedores llenos de mercaderías, con frecuencia quedan atrapados durante días en embotellamientos flotantes. La pandemia y sus restricciones limitaron la disponibilidad de trabajadores portuarios y conductores de camiones, lo que provocó retrasos en el manejo de la carga desde el sur de California hasta Singapur. Cada contenedor que no se puede descargar en un lugar es un contenedor que no se puede cargar en otro lugar. “Nunca había visto algo como esto”, dijo Lars Mikael Jensen, director de Global Ocean Network en AP Moller-Maersk, la compañía naviera más grande del mundo. “Todos los eslabones de la cadena de suministro se estiran. Los barcos, los camiones, los almacenes».

Las economías de todo el mundo están absorbiendo los efectos dominó de la disrupción en los mares. Los mayores costos de transporte de granos y soja estadounidenses a través del Pacífico amenazan con aumentar los precios de los alimentos en Asia. Los contenedores vacíos se apilan en los puertos de Australia y Nueva Zelanda; los contenedores son escasos en el puerto indio de Calcuta, lo que obliga a los fabricantes de componentes electrónicos a transportar sus mercaderías en camiones a más de 1.600 kilómetros al oeste hasta el puerto de Mumbai, donde el suministro es mejor. Los exportadores de arroz de Tailandia, Vietnam y Camboya están renunciando a algunos envíos a América del Norte debido a la imposibilidad de asegurar los contenedores.

El caos en los mares demostró ser una bonanza para las compañías navieras como Maersk, que en febrero regfistró  precios de flete récord al informar más de US$ 2.700 millones en ganancias antes de impuestos en los últimos tres meses de 2020. Nadie sabe cuánto durará la agitación , aunque algunos expertos asumen que los contenedores seguirán siendo escasos hasta fin de año, ya que las fábricas que los producen, casi todas en China, luchan por ponerse al día con la demanda.

Desde que se desplegaron por primera vez en 1956, los contenedores  revolucionaron el comercio al permitir que las mercaderías se estibaran en receptáculos de tamaño estándar y se izaran con grúas en vagones y camiones, reduciendo efectivamente el mundo. Los contenedores son la forma en que las pantallas planas fabricadas en Corea del Sur se trasladan a plantas en China que ensamblan teléfonos inteligentes y computadoras portátiles, y cómo esos dispositivos terminados se envían a través del Pacífico a los Estados Unidos y el mundo.

Cualquier traba significa un retraso y un costo adicional para alguien. La pandemia interrumpió todos los aspectos del viaje. “Todo el mundo quiere todo”, dijo Akhil Nair, vicepresidente de gestión global de transportistas de SEKO Logistics en Hong Kong. «La infraestructura no puede mantenerse al día».transporte maritimo

Hace más de una década, durante la crisis financiera mundial, las compañías navieras vieron cómo sus negocios fueron atacados. Cuando surgió un virus misterioso en China a principios del año pasado, lo que llevó a cerrar fábricas para contener su propagación, la industria del transporte marítimo se preparó para una repetición. Los transportistas cortaron sus servicios, dejando inactivos muchos de sus buques. Sin embargo, incluso en medio de la recesión, aumentaron los pedidos de equipos de protección como mascarillas quirúrgicas y batas utilizadas por el personal médico de primera línea, gran parte fabricado en China. Las fábricas chinas aumentaron y los buques portacontenedores llevaron sus productos a destinos en todo el planeta.

A diferencia de la crisis financiera, cuando la recuperación económica tardó años en cobrar fuerza, las fábricas chinas volvieron con fuerza en la segunda mitad de 2020, generando una sólida demanda de transporte marítimo. A medida que las compañías navieras desplegaron todos los barcos que podían poner a flote, se concentraron en las rutas con mayor demanda, especialmente China a América del Norte. La presión aumentó a medida que los estadounidenses remodelaron sus gastos. Privados de vacaciones y comidas en restaurantes, compraron consolas de videojuegos y batidoras de repostería. Equiparon sus hogares para el trabajo y el aprendizaje a distancia.

Los equipos para hacer ejercicios físicos enviado por contenedor desde Asia a América del Norte se duplicaron con creces entre septiembre y noviembre, en comparación con el mismo período del año anterior, según un análisis de Sea-Intelligence. Los envíos de estufas, cocinas y equipos de cocina casi se duplicaron en ese lapso. Los envíos de desinfectantes aumentaron en más de un 6.800%.

«Todo lo que ha estado creciendo básicamente ha sido inducido por una pandemia», dijo Alan Murphy, fundador de Sea-Intedlligence.

Visto en términos generales, el volumen del comercio mundial se redujo solo un 1% en 2020 en comparación con el año anterior. Pero eso no refleja cómo se desarrolló el año, con una caída de más del 12% en abril y mayo, seguida de un retroceso igualmente dramático. El sistema no pudo ajustarse, dejando los contenedores en los lugares equivocados y disparando los precios del shipping marítimo a niveles extraordinarios.

La empresa de Peter Baum en Nueva York, Baum-Essex, utiliza fábricas en China y el sudeste asiático para fabricar paraguas para Costco, bolsas de algodón para Walmart y cerámica para Bed Bath & Beyond. Hace seis meses, estaba pagando alrededor de US$ 2.500 para enviar un contenedor de 40 pies a California.

“Acabamos de pagar de US$ 6.000 a US$ 7.000”, dijo. «Esta es la tarifa de flete más alta que vi en 45 años en el negocio». A principios de septiembre, esperó 90 días para asegurar espacio en un barco para un contenedor de sillas y mesas de mimbre.

Otro importador estadounidense, Highline United, que importa zapatos de mujer de China y Hong Kong para marcas como Ash e Isaac Mizrahi, está pagando más de cinco veces su precio habitual de envío por transporte marítimo. «Es un problema clásico de oferta y demanda», dijo Kim Bradley, director de operaciones de la empresa.

transporte maritimoEn los puertos gemelos de Los Ángeles y la cercana Long Beach, la descarga se vio frenada por la escasez de trabajadores portuarios y conductores de camiones, ya que el virus enfermó a algunos y obligó a otros a ponerse en cuarentena. «Se prevé que el volumen de pedidos pendientes se mantendrá hasta mediados del verano», dijo el director del puerto de Los Ángeles, Gene Seroka, en una reunión reciente de la junta. Los buques frente a Los Ángeles agotaron los puntos de anclaje disponibles, recurriendo a las llamadas cajas de deriva, zonas donde flotan libremente, como aviones que vuelan en círculos sobre aeropuertos congestionados.

Las principales marcas de consumo, desde el fabricante de ropa deportiva Under Armour hasta Hasbro, el fabricante de juegos y juguetes, vienen lidiando con cuellos de botella en los envíos. La firma Peloton apunta a la congestión del puerto como un factor detrás de sus retrasos en la entrega de sus bicicletas fijas de alta gama. Para acortar los tiempos de espera, Peloton delineó planes para invertir US$ 100 millones en el transporte marítimo acelerado y en  carga aérea. Pero incluso en tiempos normales, el flete aéreo cuesta aproximadamente ocho veces más que el costo del transporte marítimo. La mayor parte del flete aéreo se transporta en las bodegas de carga ventrales de los aviones de pasajeros. Con los viajes aéreos severamente restringidos, también lo están los espacios de carga disponibles.

Algunos transportistas reorganizaron sus schedules, haciendo escala en Oakland, California, más de 600 kilómetros al norte, antes de continuar hacia Los Ángeles. Pero los contenedores se apilan en los barcos en configuraciones establecidas por sus destinos. Un cambio repentino en los planes significa mover las pilas como en un juego de mesa. Y el puerto de Oakland está lidiando con sus propios problemas de pandemia. Los trabajadores portuarios atienden a los niños que no están en la escuela, dijo Bryan Brandes, director marítimo del puerto. “En tiempos normales, los barcos llegan directamente a Oakland”, dijo Brandes. «En este momento, tenemos entre siete y 11 buques anclados». 

Los contenedores vacíos se envían de regreso a Asia
La disfunción en la costa oeste de Estados Unidos causó problemas a miles de kilómetros de distancia. Scoular, uno de los mayores exportadores agrícolas de Estados Unidos, carga granos y soja en contenedores en terminales como Chicago y Kansas City, y luego los envía por ferrocarril a los puertos del Pacífico donde por medio del transporte marítimo siguen en ruta a Asia.

Dados los precios que alcanzan los contenedores en Asia, los transportistas están descargando cada vez más en California y luego devuelven inmediatamente los contenedores vacíos a los barcos para el tramo de regreso a Asia, sin esperar a cargar granos u otras exportaciones estadounidenses. Eso dejó a empresas como Scoular luchando por asegurar el pasaje. Las demoras en los puertos con frecuencia hacen que los contenedores de Scoular se trasladen a diferentes buques, lo que obliga a la compañía a rehacer sus trámites aduaneros, otra demora. «Es la confiabilidad de los schedules lo que es un problema», dijo Sean Healy, gerente de relaciones con los transportistas de Scoular. «Es un problema global». 

Nadie sabe cómo terminará esto
En las últimas semanas, los transportistas movieron agresivamente contenedores vacíos a Asia, aumentando la disponibilidad allí, según datos de Container xChange, un consultor en Hamburgo, Alemania.

Algunos expertos asumen que a medida que aumentan las vacunas y la vida vuelve a la normalidad, los estadounidenses volverán a cambiar sus gastos, de bienes a experiencias, reduciendo la necesidad de contenedores. Pero incluso cuando eso suceda, los minoristas comenzarán a acumular inventarios para las compras navideñas.

El plan de estímulo de gastos que avanza en el Congreso de EE.UU. puede generar contrataciones que podrían provocar otra ola de compras, ya que las personas que anteriormente estaban desempleadas comenzarían a reemplazar los electrodomésticos viejos y otros enseres. «Podría haber otro subconjunto de consumidores que no hayan podido consumir», dijo Michael Brown, analista de contenedores de KBW en Nueva York. «Es posible que se vayan a ver algunos recortes más durante bastante tiempo».

Incluso después de que la vida comience a volver a la normalidad, no está claro cuánto tiempo se retrasará el transporte marítimo global.

Con información de The New York Times