Domingo 09 de Mayo de 2021

Contenedores perdidos en el mar. Fuerte pico

28/4/2021

La industria del transporte marítimo está experimentando el mayor aumento en la pérdida de contenedores por accidentes en los últimos siete años.

contenedoresLos contenedores apilados en embarcaciones gigantes que transportan de todo, desde neumáticos de automóviles hasta teléfonos inteligentes, caen por la borda y se pierden en el mar a un ritmo alarmante, lo que hace que millones de dólares de carga se hundan en el fondo del océano, A medida que aumenta la presión para acelerar las entregas, también lo hace el riesgo de errores de seguridad.

La industria del transporte marítimo está experimentando el mayor aumento en la pérdida de contenedores en siete años. Más de 3.000 containers cayeron al mar el año pasado, y más de 1.000 cayeron por la borda en lo que va de 2021. Los accidentes están interrumpiendo las cadenas de suministro de cientos de minoristas y fabricantes estadounidenses como Amazon y Tesla.

Hay una serie de razones que explican el aumento repentino de accidentes. El clima se vuelve más impredecible y los buques, cada vez más grandes, permiten apilar contenedores más alto que nunca.

El fuerte aumento en el comercio electrónico, después de que la demanda de los consumidores se disparara durante la pandemia, agrava enormemente la situación y obliga a las líneas marítimas a entregar los productos lo más rápido posible.

“El aumento del movimiento de contenedores significa que estos buques mega fullcontainers estén mucho más cerca de su capacidad total que en el pasado”, dijo Clive Reed, fundador de Reed Marine Maritime Casualty Management Consultancy. «Existe una presión comercial sobre estas embarcaciones para que lleguen a tiempo y, en consecuencia, hagan más viajes».

Después de que vientos huracanados y grandes olas azotaran el One Apus de 364 metros en noviembre, causando la pérdida de más de 1.800 contenedores, las imágenes mostraron miles de cajas de acero esparcidas como piezas de Lego a bordo, algunas rotas en pedazos. El incidente fue el peor desde 2013, cuando el MOL Comfort se partió en dos y se hundió con su carga completa de 4.293 contenedores en el Océano Índico.

En enero, el Maersk Essen perdió unos 750 containers mientras navegaba desde Xiamen, China, a Los Ángeles. Un mes después, 260 contenedores se cayeron del Maersk Eindhoven cuando se quedó sin energía en medio de un fuerte oleaje.

Según los expertos en transporte marítimo, la necesidad de velocidad está creando condiciones precarias que pueden provocar rápidamente un desastre. Los peligros van desde los estibadores que traban incorrectamente los contenedores uno encima de otro, hasta que los capitanes no se desvíen de una tormenta para ahorrar combustible y tiempo, ya que enfrentan la presión de los fletadores, dijeron. Un movimiento en falso puede poner en riesgo la carga y la tripulación.

Las posibilidades de que se produzcan contratiempos aumentan a medida que la gente de mar exhausta se enfrenta a condiciones de deterioro durante la pandemia. Allianz Global Corporate & Specialty estima que el error humano contribuye a al menos tres cuartas partes de los accidentes y muertes de la industria naviera.

Casi todos los incidentes recientes ocurrieron en el Océano Pacífico, una región donde chocan el tráfico más intenso y el peor clima. La ruta marítima que conecta las economías de Asia con los consumidores de América del Norte fue la más lucrativa para las compañías navieras el año pasado. Las exportaciones de China se dispararon a medida que la pandemia impulsaba la demanda de todo lo que la gente necesita para trabajar, aprender y entretenerse desde casa.

El viaje siempre ha sido difícil, pero se volvió más peligroso debido a los cambiantes patrones climáticos. El aumento en el tráfico de China a EE.UU. el invierno pasado coincidió con los vientos más fuertes sobre el Pacífico norte desde 1948, lo que aumentó la probabilidad de mares más agitados y olas más grandes, dijo Todd Crawford, meteorólogo jefe de The Weather Company.

Con 226 millones de contenedores enviados cada año, la pérdida de 1.000 o más puede parecer, bueno, una gota en el océano. «Eso es un porcentaje muy pequeño perdido», dijo Jacob Damgaard, director asociado de prevención de pérdidas en Britannia P&I en una conferencia en Singapur el 23 de abril. «Pero es casi el 60% del valor monetario de todos los incidentes de contenedores».

Con un promedio de US$ 50.000 por contenedor, se estimó que el One Apus perdió U$$ 90 millones solo en carga, el más alto en la historia reciente, según Jai Sharma, socio del bufete de abogados marítimos Clyde & Co. en Londres. Las pérdidas en lo que va del año totalizaron un estimado de US54,5 millones de dólares, según muestran los datos de Bloomberg.

El tema también está ganando atención, ya que la varadura del buque de 400 metros Ever Given en el Canal de Suez el mes pasado, puso de relieve la vulnerabilidad de la industria naviera. El mega buque bloqueó el tráfico a través de esta vital vía fluvial durante casi una semana, y el impacto en el comercio mundial aún se siente.

Hasta ahora, ninguno de los recientes accidentes de contenedores se atribuyó directamente a fallas de seguridad. La Organización Marítima Internacional dijo que todavía está esperando los resultados de las investigaciones sobre los últimos incidentes y advirtió sobre sacar conclusiones antes de eso.

Pero muchos expertos dicen que la situación se volvió más peligrosa debido a la presión sobre las cadenas de suministro desde la pandemia. Cuando los buques se acercan al mal tiempo, los capitanes tienen la opción de alejarse del peligro. Pero la actitud es «no evites la tormenta, pasa», dijo Jonathan Ranger, jefe marítimo de Asia Pacífico de American International Group Inc.

“Cuando se combina eso con un mantenimiento potencialmente deficiente de los cierres giratorios y el cableado necesarios para asegurar estos contenedores, es entonces un accidente esperando a que ocurra”, dijo en la conferencia de la industria en Singapur.

Grandes y pesados mega buques portacontenedorescontenedores perdidos
Con las cajas apiladas cada vez más alto, un buque puede volverse más inestable en una tormenta; ola tras ola pueden hacer que la embarcación se mueva en ángulos pronunciados, lo que ejerce presión sobre la sujeción de los contenedores. La situación empeora aún más si la pila es muy pesada en la parte superior. Eso puede suceder cuando hay ponderaciones incorrectas en los conocimientos de embarque de los contenedores, lo que muchos en la industria dicen que ocurre con demasiada frecuencia.

“No se puede ver dentro de los contenedores”, dijo Arnaldo B. Romero, un capitán que navegó de Japón a Sudamérica a fines del año pasado. «Entonces, cuando la carga es pesada y el oficial a cargo de la planificación de la carga la coloca en lo alto, durante el balanceo del barco, es posible que ya no tengamos el control».

Las tripulaciones con exceso de trabajo también aumentan los riesgos. La reducción de la mano de obra a bordo con un mayor número de contenedores en cubierta hace que sea cada vez más difícil para las tripulaciones revisar cada barra y atornillar de manera efectiva, dijo Neil Wiggins, director gerente de Independent Vessel Operations Services Ltd.

También está en juego la salud y la seguridad de la gente de mar. El derrumbe de varios niveles de contenedores de 40 pies durante una tormenta es una de las experiencias más aterradoras para un capitán y su tripulación. El trastorno de estrés postraumático entre los miembros de la tripulación es común, según Philip Eastell, fundador de Container Shipping Supporting Seafarers.

contenedoresCrece la preocupación para que la industria aborde la situación.
“El tráfico en los mares es diferente al de hace 10 años”, dijo Rajesh Unni, fundador de Synergy Marine Group, que brinda servicios a los propietarios de buques. “¿Cómo nos adaptamos como industria? Generalmente se culpa al capitán, pero tenemos que ver cómo debe cambiar la infraestructura de los puertos y cómo transitan los barcos”.

La OMI dice que los países bajo cuyas banderas navegan los buques son responsables de emitir certificados de seguridad para éstos, mientras que los puertos a los que hacen escala los buques son responsables de garantizar que se sigan las reglas sobre la carga de contenedores. Dijo que su subcomité de transporte de carga examina habitualmente los problemas de los contenedores y ha programado su próxima reunión para septiembre.

Ranger de AIG dice que las empresas deben estar preparadas para evitar las tormentas y mantener las embarcaciones correctamente. «Estos buques están diseñados específicamente para transportar los contenedores, y tener estas pérdidas es, me atrevo a decirlo, inaceptable».

Fuente: Por Ann Koh (Bloomberg)