Miércoles 22 de Septiembre de 2021

Buque propulsado a metanol para Maersk

1/7/2021

El nuevo buque propulsado a metanol tendrá una eslora de 172 metros y está planeado que opere en Sealand Europe, una filial de Maersk

buque propulsado a metanolSe firmó un contrato entre Maersk y Hyundai Mipo Dockyards para la construcción de un buque con tecnología de doble motor, lo que le permitirá navegar utilizando metanol o combustible tradicional bajo en azufre. La entrega del nuevo buque propulsado por metanol está estimada para mediados de 2023.

«Este innovador buque portacontenedores demuestra que las soluciones escalables para resolver adecuadamente el desafío de las emisiones del transporte marítimo ya están disponibles hoy en día. A partir de 2023 nos dará una valiosa experiencia en la operación de los buques portacontenedores del futuro, al tiempo que ofrece un producto verdaderamente neutro en carbono para nuestros clientes que buscan ayuda para descarbonizar sus cadenas de suministro», dijo Henriette Hallberg Thygesen, CEO de Fleet & Strategic Brands, Maersk.

El nuevo buque propulsado a metanol tendrá una eslora de 172 metros y está planeado que opere en Sealand Europe, una filial de Maersk, cubriendo la ruta entre la bahía de Botnia y el norte de Europa.

Lea también Contaminación marítima. La OMI revisa su estrategia

La propulsión a metanol será desarrollada por la empresa MAN Energy Solutions y Hyundai Engine and Machinery (motor principal) e Himsen (motor auxiliar) en colaboración con Hyundai Mipo y Maersk.

«El desarrollo de este buque propulsado a metanol es un desafío importante, pero ya llevamos transitado un largo camino en nuestro trabajo conjunto con el astillero y los fabricantes para lograr esta meta. Aunque somos una empresa pionera en estas soluciones para nuestra industria, estamos trabajando con tecnologías bien probadas y el potencial de costos de un escalado adicional se está volviendo muy claro para nosotros», dice Ole Graa Jakobsen, jefe de Tecnología de Flotas, Maersk.

Más de la mitad de los más grandes clientes de Maersk ya tienen establecidos, o están en camino de hacerlo, ambiciosos objetivos de ser neutrales o de carbono cero para sus cadenas de suministro, lo que hace que este pedido de buque propulsado a metanol sea otro paso importante en los esfuerzos de la compañía para apoyar el cada vez mayor número de clientes que solicitan productos neutros en carbono.