Sábado 17 de Noviembre de 2018

Incendios y explosiones en los contenedores

5/9/2018

Nota del TT Club sobre que hacer y como lidiar con los incendios y explosiones que ocurren en contenedores transportados por la vía marítima.

incendiosLas fuentes sugieren que los incendios en contenedores suelen ocurrir todas las semanas y las estadísticas indican que aproximadamente cada 60 días hay un gran incendio en navegación de la carga transportada en contenedores. Abordar los incendios y las investigaciones posteriores son actividades complejas.
Durante los últimos años, se produjeron varios incidentes de incendios y explosiones a bordo de contenedores cargados. A medida que aumenta el tamaño de los buques portacontenedores, también aumenta el riesgo potencial y las consecuencias de una gran explosión o incidente de incendio. A pesar de ciertos avances normativos y técnicos, no cabe duda de que la capacidad de responder a un incendio relacionado con la carga en el mar no progresó en proporción a la capacidad del buque y la variedad de productos transportados.

Tratando con un incidente en el mar
La tripulación hará todo lo que esté a su alcance para controlar un incidente de incendio en un contenedor en el mar, ya sea en la bodega o en la cubierta. Para ayudar a lidiar con un incendio en una bodega, normalmente se instalará un sistema de dióxido de carbono (CO2) si el barco transporta mercancías peligrosas. El gas liberado de un sistema de CO2 puede desplazar el oxígeno en la bodega y sofocar el fuego. Sin embargo, para que el CO2 sea efectivo, la bodega debe estar sellada para retener el gas y evitar el ingreso de oxígeno. Después de una explosión en una bodega, la estructura puede haberse dañado o los pontones de cobertura de la escotilla haberse desplazado, lo que hace imposible la retención de CO2. Aun así, los pontones de cobertura no están diseñados para ser estancos a los gases, solo son herméticos a la intemperie, y por lo tanto es probable que el CO2 escape con el tiempo.
Además, el CO2 prácticamente no tiene efecto refrigerante en la combustión; si el oxígeno vuelve a entrar en la bodega después de que se haya desplegado el CO2, el fuego puede volver a desarrollarse. Debe tenerse en cuenta que un sistema de CO2 no será efectivo para controlar incidentes de incendio que involucren sustancias peligrosas que producen oxígeno durante la descomposición.
Si se produce un incidente en un contenedor estibado en la cubierta, inevitablemente un sistema de CO2 no es viable para la lucha contra incendios. En este caso, el agua será la única opción disponible para la tripulación como primera línea de defensa. Aunque el agua puede ser beneficiosa para refrigerar las mercaderías o contenedores cercanos y ayuda a minimizar la propagación del incendio, es poco probable que extinga un incendio dentro de un contenedor en el corto plazo, y el riesgo de declaraciones incorrectas de carga significa que intentar sofocar los incendios con agua conlleva riesgos y generalmente no es apropiado.
Entonces, ¿qué más puede hacer la tripulación? Buscar asesoramiento experto será esencial al principio del incidente. El experto deberá recibir la mayor cantidad de información posible, incluida la ubicación del incendio, el alcance y la descripción del incidente y, como mínimo, una copia del manifiesto de carga, en particular la ubicación de los contenedores declarados como portadores de mercaderías peligrosas.incendios
Si el fuego está contenido, se puede considerar la inundación de la bodega con agua. Esto requerirá que se inunde por encima del nivel de los contenedores involucrados y conlleva muchos problemas adicionales. Existe la posibilidad de que el agua produzca más daños de los que podría haber causado el incendio. Como el packaging de varias cargas se ve comprometido por el agua, la explosión o el fuego, es probable que la inundación de la bodega provoque una “sopa química” con contaminantes de una multitud de cargas. Esto puede dar como resultado sustancias tóxicas o gases producidos por la mezcla o descomposición de las diversas cargas.
Además de la posibilidad de que se produzcan sustancias y gases tóxicos en la “sopa química”, es muy probable que otras cargas se vean afectadas por el calentamiento o la quema, y que también cambien sus propiedades y riesgos.

Investigación de fuego
Una vez que tuvo lugar una explosión o un incendio, normalmente se requerirá de una investigación de las causas. Esta puede ser una operación muy compleja y prolongada en los incidentes más grandes. La mayoría de las investigaciones seguirán un formato básico. El punto de partida es a menudo testimonio o evidencia electrónica. Esto implicará reunir datos de los eventos de parte de la tripulación, incluyendo “dónde, cuándo y qué”. Como actualmente la mayoría de los miembros de la tripulación posee teléfonos móviles, a veces están disponibles fotografías o videos de las primeras etapas de un evento.
Los sistemas de detección también pueden proporcionar información valiosa, como dónde se detectó el humo o el fuego por primera vez. Si el sistema de detección es un sistema de extracción de gas (con supervisión/detección llevada a cabo de forma remota), se pueden obtener muestras o residuos del interior de la tubería de extracción. Los registros de alarma de la sala de máquinas pueden proporcionar indicaciones de otras fallas del sistema, como el suministro de electricidad para mantener la iluminación. Toda esta información puede ayudar a identificar o reducir el área donde comenzó el evento de incendio o se inició la explosión.
Una vez que se recopile la evidencia disponible de los testigos, se llevará a cabo un examen de la evidencia física, incluido el daño a la estructura del buque y los contenedores. Esto puede proporcionar indicadores direccionales de explosión y/o movimiento e intensidad del fuego. Durante el examen físico se tomarán muestras para el análisis de laboratorio, cuyos resultados pueden ayudar a identificar la causa del evento. Sin embargo, esto puede ser muy complejo, ya que a menudo se trata de una combinación de sustancias, incluidas las cargas originales y las sustancias de descomposición creadas en el incidente.
Dada la complejidad potencial y el alcance de una gran explosión en un buque portacontenedores seguido de un incendio prolongado, es posible que se requiera un equipo multidisciplinario. Esto puede incluir:
• Investigadores de incendios
• Científicos de carga
• Metalúrgicos
• Marineros
• Ingenieros marinos
• Arquitectos navales

Inevitablemente, debido a las implicaciones para la seguridad de la tripulación, el barco y el medio ambiente, la prevención es mucho mejor que la cura. Se están realizando muchos esfuerzos a nivel internacional entre las diferentes partes interesadas para evitar dichos incidentes. Esto abarca desde observar más de cerca todos los elementos del proceso de envío de carga, así como buscar fortalecer los procesos de embarque.

Nota publicada por el TT Club, que agradece la colaboración en la confección de la misma de Dave Myers, Investigador de Incendios de Brookes Bell (miembro del Thomas Miller Group)