Sábado 19 de Octubre de 2019

El Transporte de contenedores. ¿Más problemas?

18/3/2019

Una tormenta se cierne sobre el transporte de contenedores. Mal estado del comercio mundial, altos costos de combustible y bajas tarifas.

el transporte de contenedoresHubo un tiempo en que la confianza en el transporte de contenedores podía medirse por el tamaño cada vez mayor de los buques de los transportistas y la cantidad de nuevos pedidos en construcción.

Hoy en día, los gigantes mega buques que atienden las rutas comerciales más grandes del mundo están afectando más que nunca la planificación y previsión de los negocios.

Desde la desaceleración del comercio mundial hasta el aumento de los precios del combustible y la capacidad para mantener el ritmo de la demanda, los operadores de transporte de contenedores enfrentan nuevos desafíos.

El envío de contenedores con ropa, productos electrónicos, piezas de fabricación y una amplia gama de bienes de consumo en los océanos constituye la columna vertebral del comercio mundial. Sin embargo, los costos de transporte podrían aumentar considerablemente a medida que las regulaciones para el uso de combustibles marinos más limpios y caros entren en vigor el próximo año.

Se estima que las compañías navieras están tratando de cobrar a los propietarios unos US$ 10 mil millones en costos adicionales anuales por los nuevos requisitos de combustible, algunos de los cuales deben soportar para mantener a los clientes y sus mercaderías a bordo.

Los buques para el transporte de contenedores trasladan de todo, desde ropa y alimentos hasta muebles, productos electrónicos y partes de la industria pesada. En los años previos a la crisis financiera de 2008, los contenedores impulsaron la globalización. La demanda de comercio marítimo aumentó en un 8% anual, y los propietarios gastaron miles de millones en la compra de más buques.

Esto dio lugar a un exceso de capacidad, que llevará al menos dos años al ritmo actual de las entregas de nuevos buques. Esto también significa que, además de los mayores costos de combustible, las tarifas de flete continuarán estando muy por debajo del punto de equilibrio en algunas de las rutas comerciales marítimas más grandes.

A medida que la economía de China se ralentiza y las entregas se ven afectadas por el desarrollo de la guerra comercial entre Washington y Beijing, los operadores ya están recortando sus pronósticos para el año en general.

Lea también El transporte marítimo en 2019 según expertos

«Claramente vemos una disminución en el crecimiento económico mundial», dijo Soren Skou, director ejecutivo de AP Moller-Maersk, el mayor operador de contenedores del mundo, en una conferencia telefónica para inversionistas a principios de este mes. “Vemos debilidades, especialmente en China y Europa. Esperamos que el crecimiento de la demanda de contenedores caiga de 3,7% a 3% este año”.

En Maersk, Copenhague, dijeron que el 2019 estaría sujeto a una considerable incertidumbre debido a la amenaza de mayores restricciones al comercio mundial, y agregaron que el nuevo Reglamento de la Organización Marítima Internacional para reducir las emisiones de azufre de los buques “conducirá a aumentos significativos en los precios del combustible”.el transporte de contenedores

Los expertos de la industria esperan que la Regla de la OMI entre en vigencia a principios del próximo año y que los costos de combustible para los buques aumenten en aproximadamente un tercio.

El analista David Kerstens de Jefferies LLC dijo en un informe que esperan que Maersk ahorre US$ 2 mil millones en costos adicionales de combustible, pero el “comportamiento irracional en la competencia de precios sigue siendo el principal factor de riesgo y posiblemente podría desencadenar la cuarta ola de consolidación del sector y más problemas por las compañías asiáticas con dificultades financieras”.

“Los aumentos de los precios del combustible son muy altos y las tarifas de transporte serán altas”, dijo Jeremy Nixon, director ejecutivo de la japonesa Ocean Network Express, en una reciente entrevista con el Wall Street Journal. “Estamos tratando de pasar la carga de combustible a los clientes, pero no lo están haciendo de manera muy efectiva”.

Los operadores en el transporte de contenedores se encuentran en un punto crítico del año en términos de precios de shipping. Actualmente, se están llevando a cabo negociaciones sobre los contratos anuales de carga entre sus clientes más importantes, incluidos Walmart Inc., Home Depot Inc., Amazon.com Inc. y Target Corp.

La consultora AlixPartners LLP dijo en un informe que los buques en la ruta principal entre Asia y Europa tendrían que aumentar las tarifas de transporte en un 40% y en la ruta Transpacífica en un 33%.

Los ejecutivos de las compañías marítimas dicen que la incertidumbre que rodea la disponibilidad de combustibles limpios hace que las estimaciones de precios sean poco más que un juego de adivinanzas este año. “Ha convertido el mercado marítimo y el mercado del transporte, en un casino”, dijo Andreas Hadjiyiannis, presidente de la Unión de Armadores de Chipre.

La actual disputa entre EE.UU. Y China hizo que los envíos se dispararan en la segunda mitad de 2018, a medida que las compañías avanzaban con órdenes para superar a las tarifas. Dado el riesgo de impuestos adicionales, la estimación de pedidos y el volumen de envíos para este año es un juego de adivinanzas.

“No creemos que el problema del acuerdo China-EE.UU. sea el último que escuchemos en cuanto a tensiones en el comercio en 2019”, dijo Skou. “También hay una discusión abierta entre Europa y EE.UU.”.

Un desequilibrio continuo entre la oferta y la demanda en el transporte de contenedores marítimos solo se suma a la incertidumbre.

Los especialistas de Braemar ACM en Londres, estiman que la demanda de buques portacontenedores entre los dos países aumentará un 2% y un 3% anual durante los próximos cuatro años, mientras que se espera que las flotas se incrementen en un 5% anual. Aproximadamente un tercio del nuevo tonelaje consistirá en mega buques de contenedores que transportan hasta 22.000 Teus.

Maersk presentó a estos gigantes en 2013, y otros transportistas siguieron su ejemplo rápidamente, desplegando docenas de barcos en rutas desde Asia a Europa. La idea era que se podrían ahorrar miles de millones apilando muchos contenedores en un solo barco en lugar de en varios buques más pequeños.

Sin embargo, las compañías navieras están luchando por mantener los barcos llenos para compensar los grandes gastos de capital, sin embargo, el esfuerzo está cayendo en picada contra las cadenas de suministro. Las compañías navieras reducen su transporte semanal para obtener la mayor cantidad posible de cajas en cada barco, lo que significa menos llamadas a puertos y demoras en las entregas que molestan a los clientes.

«Es el superjumbo A380», dijo Lars Jensen, director ejecutivo de SeaIntelligence Consulting en Copenhague. «Solo funciona en ciertos corredores, de lo contrario es demasiado grande».

El decepcionante programa del A380 ahora está descontinuado. Sin embargo, las líneas de transporte de contenedores del mundo están con sus mega buques, y solo una recuperación importante en el comercio mundial revertirá su negocio.

Fuente: Costas París en costas.paris@wsj.com