Martes 04 de Agosto de 2020

Embarcadores en problemas por la actual logística

18/4/2020

Las cancelaciones y recortes en la carga marítima y aérea dificultan que los embarcadores planeen con anticipación o negocien con los forwarders

embarcadoresLa logística actual causa serios problemas a los embarcadores. -Con los desafíos logísticos en tierra, mar y aire, los transportistas ya luchan con una tormenta perfecta, mientras aumenta el riesgo de otro «Hanjin», dice Rogier Spoel, gerente de políticas de carga aérea en el Consejo Europeo de Transportistas (ESC).

Spoel comentó al Lloyd’s Loading List que el panorama logístico se estaba rediseñando diariamente por la propagación del coronavirus, lo que obligó a los proveedores de servicios de la cadena de suministro a ser más flexibles que nunca.

«No hay normalidad ahora», agregó. «Todo es ad hoc. Necesita una solución a medida para todo».

Dijo que los transportistas enfrentaron múltiples bloqueos dentro de la Unión Europea, incluso entre Bélgica y los Países Bajos, donde diferentes regímenes de distanciamiento social habían llevado a Bélgica a endurecer los controles fronterizos.

«Estos han disminuido ahora, pero la dificultad de que cada país de la UE adopte sus propias reglas sin coordinación es un desafío», agregó.

“Polonia acaba de emitir el uso obligatorio de máscaras para camioneros, mientras que otros países no lo hacen. Resulta difícil mantener todas las normas de cada nación».

Spoel agregó que los conductores de camiones enfrentaron múltiples desafíos prácticos en toda Europa, incluido el acceso a inodoros y alimentos mientras estaban en tránsito y al llegar a los almacenes, mientras que el cierre de grandes zonas del sur de Europa presentaba desafíos operativos significativos.

«Si transporta a España o Italia, puede llevar carga, pero no hay nada con lo que pueda regresar, por lo que debe pagar una enorme suma de dinero para que el transportista tome un camión completo a Italia y un camión vacío de regreso a los Países Bajos», explicó.

Cancelaciones de salidas
Aunque las barcazas, los ferrocarriles y los puertos en el norte de Europa funcionan sin problemas, dijo que la intermitencia del envío mundial de contenedores estaba creando múltiples dificultades, sobre todo porque un número récord de salidas de buques canceladas en el comercio entre Asia y Europa dificultaba a los embarcadores la planificación de las cadenas de suministro de exportación e importación.

Para empeorar las cosas, «ahora también estamos viendo más cancelaciones de buques, en el comercio transatlántico, debido a la caída en la demanda de los consumidores de los Estados Unidos», agregó.

El fuerte aumento en el precio de la carga aérea a medida que se fue retirando la capacidad ventral y la demanda de envíos de emergencia de cargas médicas también fue problemática para algunos transportistas, «que necesitan su carga pero no tienen los márgenes para pagar las tarifas, por lo que no están importando o exportando”, agregó.

Efecto dominó en los schedules aéreos
El cierre de las redes de transporte de pasajeros también tuvo repercusiones para los operadores y embarcadores con cargas ya programadas.

«El gran problema que experimentan los cargadores es que toda la red de carga se derrumbó», dijo Spoel. «Normalmente, usted sabría que hay disponibles una red de vuelos de pasajeros, por ejemplo, seis vuelos semanales a JFK con un B-777 que transporta carga ventral, pero estos vuelos ya no existen, por lo que los cargueros deben ser reubicados», dijo.

Con los aeropuertos desesperados por obtener ingresos para mantenerse a flote, los operadores de carga están cambiando los servicios entre aeropuertos en busca de la ruta y el precio óptimos. Sin embargo, esto no siempre se adapta a los embarcadores.

Como resultado, «casi todos los vuelos de carga aérea, ya sean vuelos de carga completa o simplemente vuelos de pasajeros que transportan carga, ahora son operaciones ad hoc», dijo Spoel, lo que dificulta la planificación anticipada.

Agregó: “Estamos pidiendo a las aerolíneas y aeropuertos que brinden más transparencia en los schedules para ayudar a los cargadores a saber dónde se ofrece la capacidad y ayudar en las negociaciones con los transportistas sobre cuál es la tarifa correcta para pagar en este mercado.

«En la actualidad, los enbarcadores se están quedando ciegos, sin saber qué capacidad hay en el mercado, lo cual es una mala posición de negociación».

Temor a otro Hanjin
La superposición de todos estos problemas para los embarcadores es el temor de que se repita la quiebra de Hanjin Shipping que causó tantas olas disruptivas en las cadenas de suministro mundiales durante 2016 y 2017.

«Los cargadores están preocupados por el flujo de caja, es realmente importante», dijo Spoel. “La falta de carga equivale a la falta de flujo de caja, lo que significa que las contrapartes podrían estar en dificultades. Hemos visto empresas de manipulación de cargas en tierra en problemas, pero no están solos.

“¿Cómo podemos mantener a flote a los operadores de tierra, las terminales y las aerolíneas, porque si se retiran habrá un problema importante para el funcionamiento de la cadena de suministro? Toda la cadena de suministro debe estar abierta en la comunicación y abordar los problemas, si los hay.

“Todos recordamos cuando Hanjin se fue a la quiebra, lo cual fue un problema importante para los embarcadores. Tenemos que lidiar con esta situación sabiendo que la responsabilidad por bancarrota es peor: habrá escasez de equipos, especialmente en Europa.

“Si la demanda se desacelera aún más, la parte crucial del sistema logístico, como terminales y manipuladores en tierra, se detiene. Debemos ser conscientes de esto y mantener esos sectores en funcionamiento».

Como se informó a principios de esta semana, fuentes de los agentes de carga y de seguros también manifestaron una creciente preocupación por los riesgos. Esto toma múltiples formas, desde pagos excesivamente atrasados ​​que amenazan el flujo de efectivo hasta quiebras directas que podrían recargar a los operadores con deudas insostenibles o dejar la carga varada en todo el mundo, causando interrupciones en la producción y el inventario.

Un nuevo estudio de Alphaliner también arroja algo de luz sobre el riesgo de quiebra de una línea de contenedores similar a la desaparición de Hanjin Shipping. Descubrió que el deterioro de las perspectivas económicas mundiales, que ha llevado a las líneas de transporte marítimo de contenedores a retirar una cantidad sin precedentes de capacidad en abril y mayo, dañará los flujos de caja operativos de los transportistas y debilitará aún más los ya frágiles balances.

Al utilizar el método Altman Z-score para medir la probabilidad de quiebra en una selección de líneas de transporte de contenedores líderes a fines de 2019, Alphaliner descubrió que siete de los once principales transportistas tenían Z-Scores de menos de 1,3, lo que indica un «muy alto” riesgo de insolvencia potencial.

Los Agentes de carga
Los agentes de carga también se encuentran frente a una serie de desafíos logísticos que enfrentan sus clientes. En un artículo de Lloyd’s Loading List Advice & Insight, el transportista estadounidense Flexport señaló que «los desafíos del shipping mundial están cambiando con frecuencia frente a COVID-19. Más recientemente, las cancelaciones de salidas anunciadas por la 2M, THE Alliance y la Ocean Alliance implementadas en abril y en mayo plantearán un desafío. Más del 30% de la capacidad en la ruta Lejano Oriente (west bound) y más del 15% en la ruta Transatlántica (west bound) se eliminó del mercado hasta fin de mes».

Dijo que estos viajes cancelados podrían hacer que la adquisición de espacio y equipo sea más desafiante, dependiendo de la demanda regional, y agregó: “Los destinatarios tendrán que encontrar más opciones si todavía están importando. Además, todo esto está sucediendo en medio de la temporada de contratos Transpacific, ya que los acuerdos generalmente se ejecutan del 1 de mayo al 30 de abril del año siguiente».

Dijo que las preocupaciones de los clientes embarcadores dependían de muchas variables, incluida la industria, la gravedad del cierre regional, la capacidad de trabajo de sus fábricas, y agregó que muchos de los clientes están explorando cómo acelerar sus envíos, utilizando servicios oceánicos premium (o flexibles) por primera vez.

«Los servicios oceánicos premium pueden reducir los tiempos de tránsito a aproximadamente 10-12 días y proporcionar garantías para las fechas de entrega y las capacidades de descarga urgente». Anticipamos que esto estimulará la demanda de servicios oceánicos premium en el futuro, con muchos clientes que cambien del flete aéreo a flete marítimo premium cuando corresponda”.