Miércoles 08 de Julio de 2020

Transporte marítimo en baja. Minoristas en problemas

10/6/2020

El transporte marítimo mundial de contenedores se reduce a medida que los minoristas son golpeados por la  pandemia del COVID-19

Transporte marítimoLa multimillonaria industria del transporte marítimo de contenedores está, literalmente, en desaceleración.

Según las compañías marítimas y especialistas en rastreo de buques, algunas líneas de transporte marítimo, cuyos clientes minoristas están siendo afectados por la pandemia de coronavirus, están reduciendo las velocidades de navegación (slow steaming) y utilizan rutas más largas alrededor de África, para evitar las tarifas de peaje del canal de Suez,.

Muchos también están reduciendo el número de viajes y proporcionando almacenaje a corto plazo para los clientes, ya que la industria, que incluye a los pesos pesados ​​como Maersk, MSC y Hapag-Lloyd, enfrenta su mayor recesión desde la crisis financiera de 2008.

Las nuevas tácticas no solo ahorran costos, sino que también ayudan a adaptarse a las necesidades de los minoristas con problemas de liquidez -entre sus principales clientes- que están atrapados con enormes excedentes de inventario gracias al cierre de tiendas por el COVID-19 y un colapso en la demanda de los consumidores.

Los tiempos de tránsito más lentos también significan que los importadores pueden retrasar los pagos a realizar en la entrega.

Desde el fabricante de ropa deportiva Puma hasta los centros comerciales Gap, muchos minoristas se vieron obligados a reducir o ralentizar los envíos de nuevas mercaderías. Los disturbios civiles en los Estados Unidos agravaron sus problemas al nublar aún más la perspectiva de una recuperación en el mercado de ventas minoristas más grande del mundo.

Lea también Terminales portuarias de vehículos en riesgo

El presidente ejecutivo de Puma, Bjorn Gulden, por ejemplo, dijo que estaba administrando parte de su exceso de inventario al almacenarlo en buques que viajan mediante el slow steaming a medida que las tiendas en los Estados Unidos y Europa reabrían tentativamente.

Sin embargo, al mismo tiempo, la desaceleración de los tiempos de tránsito creó muchos dolores de cabeza para aquellos minoristas, desde Walmart y Amazon hasta el vendedor de zapatos Rothy’s, que nunca dejaron de vender productos a consumidores confinados en su hogar, desde libros y zapatos hasta equipos de ejercicio, gran parte de ellos vendidos en línea.

Ahora esos minoristas están luchando por el espacio en los pocos buques que navegan a mayores velocidades y sin slow steaming.

«Lo que estamos viendo es una situación bastante mixta de los propietarios de carga, algunos de los cuales están reanudando el envío normal de las mismas y otros están solicitando rutas a través de tiempos de tránsito más largos», dijo Marcus Leaver, director de operaciones de carga marítima en Hellmann Worldwide Logistics, que organiza envíos para empresas y minoristas.

Según los importadores, la falta de espacio en los barcos está provocando más «rollovers», que significa que los contenedores no viajarán a bordo del buque en el que se había previsto su transporte a pesar de que se haya reservado y todo esté en orden, algo parecido a lo que sucede con los pasajeros aéreos en vuelos sobrevendidos.

El minorista español Mango, que continuó vendiendo en línea durante la pandemia, dijo a Reuters que estaba viendo un aumento en las cancelaciones de servicios por parte de las compañías marítimas, lo que causó inestabilidad y «problemas de espacio».

Agregó que el 99% de sus importaciones de Asia ahora venían por mar ya que los costos aéreos habían aumentado debido a la falta de vuelos y la prioridad dada a los equipos médicos.

Muchos problemas
Hay mucho en juego para la industria de contenedores. Los productos minoristas como ropa, equipajes y muebles representan alrededor del 15% de los volúmenes enviados, según muestra un análisis de datos de la industria de Reuters.

Soren Skou, CEO de Maersk, dijo que muchos de sus grandes clientes eran minoristas o proveedores de minoristas.

«Hay algunos minoristas tradicionales en muchos problemas y, como saben, algunos ya comenzaron a declararse en quiebra», dijo Skou el mes pasado. «Algunos clientes nos solicitan retrasar los envíos y hemos encontrado instalaciones adicionales de almacenaje y depósito para ellos».

Shereen Zarkani, jefe global de ventas de Maersk, comentó a Reuters: «Un cliente nos dijo: si pueden hacer que mi contenedor dé la vuelta al mundo un par de veces, sería bueno».

El volumen de ropa que llegó a los Estados Unidos por el transporte marítimo cayó casi un 20% en enero-mayo en comparación con el mismo período del año pasado, alcanzando la cantidad de 379.910 Teus, mostraron datos de la empresa de tecnología de logística Descartes.

Los volúmenes de muebles cayeron más del 12% en el mismo período, mientras que el equipaje cayó más del 34%.

El primer golpe fue cuando el nuevo coronavirus obligó a China a cerrar fábricas en febrero, cortando el suministro de prendas de vestir, productos electrónicos y otros productos minoristas al mundo. El segundo llegó cuando cerraron las tiendas en Europa y Estados Unidos, y compañías líderes como el propietario de Topshop Arcadia Group, Gap y los minoristas Marshalls y TJ Maxx cancelaron sus pedidos.

«Cuando observamos los intercambios entre el Este y el Oeste, ahora estamos viendo del 15% al ​​20% (eliminado) en toda la industria», dijo el mes pasado Rolf Habben Jansen, CEO de Hapag-Lloyd, señalando la caída en la capacidad en las últimas semanas.

Pronóstico: Tormenta
No parece haber ningún alivio a la vista para las empresas de transporte marítimo de contenedores, ya que sus clientes minoristas todavía podrían sufrir serios problemas financieros en julio, cuando comienzan a hacer pedidos de mercaderías para vacaciones e invierno.

Jay Foreman, CEO del proveedor de juguetes con sede en Florida Basic Fun, que vende a minoristas como Walmart y Target Corp, dijo que esperaba una disminución del 20% en los negocios este año.

De hecho, las perspectivas para el comercio minorista son escasas: Euromonitor pronostica que las ventas minoristas en Estados Unidos caerán más del 6% este año.

James Conroy, CEO de la empresa de ropa con sede en California Boot Barn Holdings, dijo a los analistas que enfrentaba «varios vientos en contra».

«El alto desempleo, los precios del petróleo extremadamente deprimidos y un cambio hacia las compras en línea presentarán desafíos para nosotros a medida que avancemos en los próximos seis a 12 meses», dijo.

Fuente: Reuters, por Jonathan Saul, Lisa Baertlein y Sonya Dowsett Londres/Los Ángeles/Madrid.