Sábado 26 de Septiembre de 2020

Qantas aplica fuertes recortes en flota y empleos

24/6/2020

En un plan de recuperación de tres años, Qantas retirará de servicio de forma inmediata los restantes Boeing 747 de su flota y eliminará 6.000 empleos

QantasEl Grupo Qantas retirará su flota restante de Boeing 747 en forma inmediata, seis meses antes de lo previsto, y dejará en tierra 100 aviones más durante al menos un año. Todo esto como parte de las medidas de ahorro de costos, que también harán que se elimine aproximadamente el 20% de sus empleados.

En conjunto, Qantas dice que el plan de recuperación de tres años, su última respuesta al impacto del brote de coronavirus, ayudará a la compañía a reducir los costos en A$ 15.000 millones (US$ 10.300 millones), debido a la reducción de las actividades de vuelo.

Agregan además que la decisión de dejar en tierra hasta 100 aviones durante un año afectará a la mayor parte de su flota internacional, y advirtió que algunos aviones podrían quedar parados por más tiempo, entre ellos su flota de 12 A-380.

La compañía aérea también devolverá algunos aviones alquilados a sus propietarios, «a medida que venzan los contratos», aunque no proporcionó más detalles.

Señalan que existe una «significativa incertidumbre» sobre si la demanda de viajes en el futuro apoyará o no a sus A-380.

«Estos activos estarán inactivos en el futuro próximo, lo que representa un porcentaje significativo de su restante vida útil», afirma el operador. El presidente ejecutivo del Grupo Qantas, Alan Joyce, también fue citado en los informes de los medios de comunicación diciendo que los A-380 continuarán en tierra durante al menos otros tres años.

Qantas afirma que aplazaría las entregas de Airbus A-321neo, que su filial de bajo costo Jetstar tiene ordenados y que se entregarán a partir de 2021.

También aplazará la entrega de tres B-787-9 restantes, que debían ingresar a la flota este año.

La reestructuración del grupo también significará que sobrarán 6.000 trabajadores en toda la compañía. Los roles corporativos y las operaciones en tierra representarán casi la mitad de los empleos perdidos, con 1.450 y 1.500 personas respectivamente.

Qantas también continuará «retirando» a otros 15.000 empleados, la mayoría de los cuales están asociados con operaciones internacionales, hasta que se reanuden los vuelos.

El operador dice que la implementación del plan costará alrededor de A$ 1.000 millones, y la mayor parte se realizará durante el año financiero 2021. El plan, una vez implementado, traerá ahorros anuales de A$ 1.000 millones, a través de mejoras de productividad, a partir del año 2023.

Lea también Argentina. LATAM cesa sus operaciones en el país

Joyce, cuyo mandato se extenderá hasta 2023, dice que Qantas tiene que «reposicionarse durante varios años donde los ingresos serán mucho más bajos… y eso significa convertirse a corto plazo en una aerolínea más pequeña».

Agrega que la compañía tuvo «un colapso de miles de millones de dólares en ingresos» desde el golpe de la pandemia, y que la reestructuración era inevitable.

Aun así, Joyce afirma que el grupo es «fundamentalmente optimista» sobre sus perspectivas futuras. La capacidad doméstica ha aumentado lentamente, en parte debido al levantamiento de las restricciones de viaje nacionales.

Tampoco descartó las «grandes ambiciones» de la compañía para sus vuelos internacionales de larga distancia, que incluyen Project Sunrise, la iniciativa de la aerolínea para operar vuelos de ultra larga distancia entre la costa este de Australia y Nueva York o Londres. Qantas puso el plan en pausa en mayo, citando el impacto del brote de coronavirus.

“Sabemos que este nuevo plan puede volver a encaminarnos. Volver al crecimiento, volver a las ganancias y volver a superar los límites con planes como Project Sunrise”, agregó Joyce.