Jueves 18 de Octubre de 2018

Furor por comercio electrónico desafía la logística asiática

11/3/2015

En Asia, por mucho, el mayor desafío para la cadena de suministro que surge de la revolución digital, es la logística del comercio electrónico, en contraste con los mercados desarrollados

Musculos chinaSiendo que la región de Asia-Pacífico representa actualmente más del 35% del mercado mundial de comercio electrónico B2C, valorado en más de US$ 1,5 trillones, el 2015 presenta retos importantes para la logística en Asia.
El más rápido crecimiento del comercio electrónico se está dando en los mercados emergentes, donde las capacidades de infraestructura de transporte y logística están mucho menos desarrolladas que en el oeste.
En Asia, por mucho, el mayor desafío para la cadena de suministro que surge de la revolución digital, es la logística del comercio electrónico, en contraste con los mercados desarrollados, donde las cadenas minoristas están poniendo a prueba, incluso, los más sofisticados ecosistemas de la cadena de suministro.
Impulsado por una clase media en ascenso, con gusto por las marcas occidentales, junto con tasas de expansión masiva del acceso a Internet y el poderío digital a través de teléfonos móviles, los mercados de comercio electrónico en Asia están experimentando un crecimiento exponencial, que según los pronósticos de McKinsey, podría generar ventas en línea, sólo en China en 2020, por US$ 650.000 millones.
El aumento masivo de las ventas en línea está impulsando la expansión exponencial de la necesidad de redes integrales de logística B2C, ahogando las capacidades logísticas express de Asia como nunca antes.
Además, según se puede ver en una investigación de Alibaba, los consumidores en las pequeñas ciudades y áreas remotas sin grandes centros comerciales, y no muy modernos, en realidad gastan una mayor proporción de sus ingresos a través del comercio electrónico que los de las grandes ciudades donde las tiendas de marca y la gran venta minorista son abundantes.
Tablet con asiaEn Asia, hay millones y millones de consumidores nativos digitales que nunca han ido a un supermercado o un shopping, pero que ahora están equipados con teléfonos inteligentes y siempre en línea con permanente acceso a internet, por lo que pueden hacer sus compras como si estuvieran en Macy en Nueva York o en Harrods en Londres.
Pero en un ambiente predominantemente de almacenes con viejo stock y relativamente pobres sistemas logísticos, los desafíos de cumplimiento de entregas individuales y a domicilio de última milla a los consumidores en las regiones del lejanas del interior, resulta operativamente difícil y, a menudo, prohibitivamente caro, por no mencionar el costo y la complejidad de cumplir con la promesa de las políticas de libre devolución.
Para 2015, se pueden esperar emocionantes desarrollos omni-canal en Asia, que abarcan abundantes desafíos y oportunidades en este sector de rápido crecimiento que es el comercio electrónico, y en las redes logísticas que permiten los ecosistemas de la cadena de suministro on-line.