Miércoles 25 de Abril de 2018

E-commerce, la evolución de su logística transforma el transporte

23/1/2018

El 2017 fue posiblemente el año en que el e-commerce tuvo el mayor impactó en toda la cadena de suministro internacional, y no hay signos de que vaya a disminuir.

e-commerceLa logística es clave para el e-commerce, pero el e-commerce no deja ningún modo o segmento de la cadena logística internacional sin afectar, ya que crece cada año a un ritmo que supera con creces las ventas en los comercios tradicionales.
La logística interna así como la externa, son los baluartes sobre los que se desarrolla un negocio de e-commerce y permiten responder a los tiempos de entrega, devolución y recambios que se ofrecen.
Desde el transporte aéreo hasta el marítimo y el transporte por camión, el e-commerce ejerce una influencia palpable en los diversos mercados del transporte, afectando a los usuarios independientemente de cuán profundamente sus negocios estén vinculados a los ingresos del comercio electrónico.
El 2017 fue posiblemente el año en que el comercio electrónico impactó más en toda la cadena de suministro. El mercado de cargas aéreas del año pasado estuvo definido por el comercio electrónico como una tendencia nueva y probable a largo plazo, el transporte marítimo LCL (less than container load) se vio impulsado ​​por el crecimiento de envíos de paquetes pequeños, y el transporte carretero, en América del Norte, también fue redefinido por el e-commerce.
Y al no haber ningún signo de que las ventas de comercio electrónico se vayan a desacelerar, el impacto promete ser aún mayor en los próximos años.
Según One Click Retail, el comercio electrónico está cambiando la economía básica de los mercados de carga, y los actores dominantes del e-commerce, en particular Amazon, que representó aproximadamente el 44% de las ventas de comercio electrónico de EE.UU. en 2016, redefinirán sus cadenas de suministro en formas que impactarán a todos.
Aunque el impacto del e-commerce en la última milla atrae la mayoría de los titulares, ya se trate de opciones para comprar por computadora y recoger en los comercios, tiendas que cumplen órdenes de comercio electrónico, o ideas futuristas como la entrega con drones, el impacto se siente en todos los sectores.
Es sorprendente saber que Target cumplió con el 70% de sus pedidos de comercio electrónico en sus tiendas, según The Wall Street Journal, que ilustra la transformación de la cadena de suministro que ocurre en la última milla.
e-commercePero el impacto también se siente en el mar. Veamos los envíos LCL, un segmento relativamente pequeño de envíos marítimos que representa menos del 20% de los volúmenes totales. En los últimos años, a medida que las tarifas de carga de contenedores se debilitaron, la carga LCL cayó disminuyó debido a que era más barato enviar volúmenes más pequeños como el único envío dentro de un contenedor de 40 pies, incluso si gran parte del contenedor permanecía vacío. Con las tarifas de carga de contenedores llenos más altas, aunque de manera intermitente, la carga LCL está atrayendo mayor atención porque ahora tiene más sentido enviar paquetes más pequeños, frecuentemente impulsados ​​por el e-commerce, dentro de un contenedor consolidado que incluye envíos múltiples de varios cargadores.
También el sistema portuario se ve afectado por los cambios. Después de que los bienes llegan a los puertos, la creciente preferencia de los cargadores por tomar el control de los bienes tan pronto como sea posible acelera su movimiento hacia los centros de distribución ubicados cerca de los principales mercados de consumo.
En el transporte aéreo, el impacto se notó de manera más fuerte, el comercio electrónico entró en escena en gran medida en 2017, como una nueva y probable presencia a largo plazo que reduce la oferta y la demanda de transporte aéreo tradicional. Significa que los usuarios tradicionales de carga aérea para casos de emergencia, tienen que competir con el comercio electrónico por una capacidad limitada. La demanda de carga aérea superó a la oferta en más de 6 puntos porcentuales durante los cuatro trimestres de 2017, atribuida a una economía mundial más firme, reabastecimiento y comercio electrónico, con particular impacto en el uso del transporte aéreo para el cumplimiento del comercio electrónico del consumidor.
La combinación de más carga que necesita llegar a su destino más rápido y la capacidad limitada de bodega no solo aumentan los precios del flete aéreo, sino que también deja a los cargadores, especialmente a los que operan en el comercio transpacífico, con pocas opciones como la de generar retrasos en sus cadenas de suministro, con todos los costos de inventario que eso conlleva, informó Greg Knowler del JOC.
Para el sector de transporte por camión el comercio electrónico está generando más carga, ya sea por acarreo, carga LTL (less than truck load) o por servicios de última milla. El sector de LTL, que se especializa en envíos más pequeños y paletizados, está ganando negocios a medida que el énfasis de la venta minorista pasa de las grandes cargas de camiones entregadas a las tiendas a envíos más pequeños y más frecuentes enviados a los centros de distribución generales y centros locales.