Viernes 20 de Abril de 2018

Transporte marítimo de GNL y energía van de la mano

20/3/2018

El negocio del transporte marítimo de GNL creció a una CAGR (tasa anual compuesta de crecimiento) del 6,4% en el periodo comprendido entre el año 2000 y el 2017.

transporte marítimo de GNLEl transporte marítimo de GNL es, cada vez más, un importante factor en la matriz energética a nivel mundial.
La dinámica de fluidos es el estudio de la materia no sólida: ¡lo que es mutable, volátil y mercurial! Las analogías entre el complejo mundo de la materia en estado gaseoso y el transporte marítimo de GNL son obvias. Pero, así como la dinámica de fluidos es un marco adecuado para analizar la vorágine de la realidad física, también puede observarse el comercio de gas a través de varios marcos útiles, por ejemplo, el de la cambiante matriz energética a nivel global, apunta un reporte de Clarksons.
El gas natural se utiliza en países desarrollados y en desarrollo en una variedad de contextos, como la calefacción residencial, la industria (por ejemplo, vidrio, cemento, fertilizantes) y, cada vez más, en la generación de energía. El gas es visto como un “combustible puente” menos contaminante para un futuro con menores rangos de emisión de carbono y, por lo tanto, existe en gran parte la opinión consensuada de que, aun cuando la demanda total de energía mundial continúe creciendo, la participación del gas en el mercado energético continuará aumentando en los próximos años y décadas, basándose en las tendencias históricas recientes.
De hecho, la demanda mundial de gas, que ha crecido a una CAGR bastante estable de 2,4% desde el comienzo del milenio, se proyecta que alcanzará los 370.000 millones de pies cúbicos en 2018, representando alrededor del 25% del consumo total de energía primaria a nivel mundial, frente al 23% en 2000.
Al mismo tiempo, aunque los oleoductos siguen siendo importantes, el GNL se ha visto cada vez más favorecido como una forma de trasladar gas a los mercados. De hecho, el transporte marítimo de GNL creció a una sólida CAGR del 6,4% en 2000-17, y se prevé que supere la marca de 300 mtpa en 2018, con proyecciones de importaciones mundiales de GNL equivalentes al 12% del consumo de gas, frente al 6% registrado en 2000.
En este contexto, la flota de buques tanque de GNL ha aumentado de 90 unidades en el inicio de 2000 a 516 (con 114 ordenes activas) a partir de marzo de 2018.
Una situación fluida
Aunque el GNL puede ser un sector relativamente orientado hacia la oferta, las tendencias de demanda y transporte marítimo de GNLregasificación siguen siendo importantes, ya que la capacidad global nominal supera los 800 mtpa (aunque con la revolución del gas de esquisto en curso, muchos terminales de EE. UU. deberán reconfigurarse para las exportaciones).
Corea del Sur y Japón representan el 40% de la capacidad, lo que refleja su dependencia de larga data del GNL (especialmente en Japón después del desastre de Fukushima). El Noroeste de Europa y el Mediterráneo juntos representan el 20%, con un máximo de 63 mtpa de capacidad proyectada. Sin embargo, las principales fuentes de crecimiento de regasificación parecen ser las economías en desarrollo al este de Suez.
¿Es sólida esta perspectiva?
Aproximadamente 115 mtpa de infraestructura de regasificación están en construcción, de los cuales el subcontinente indio, el Sureste de Asia, China y el Medio Oriente representan el 75%.
El surgimiento de FSRU (unidades flotantes de regasificación y almacenamiento) parece ser un factor clave para el crecimiento de las importaciones y el transporte marítimo de GNL, proporcionando una solución de regasificación relativamente más barata y más flexible (a través de redespliegue estacional) que las terminales terrestres estándar.
Alrededor del 22% de la capacidad de importación de GNL existente en las áreas mencionadas usa FSRU, frente a un 40% en construcción y un 60% de capacidad potencial. Varios países africanos y latinoamericanos también están buscando FSRU para importar GNL por primera vez, lo que posiblemente contribuya a los cambios en la matriz energética mundial.
Por lo tanto, la dinámica cambiante de la energía impulsada por factores económicos y ambientales parece alentadora para el sector del GNL. Pero el transporte marítimo de GNL también es claramente un factor importante que permite el cambio en la matriz energética. Para Clarksons, una vez más, las tendencias del envío y la energía van de la mano.

Con información de Mundo Marítimo