Domingo 21 de Octubre de 2018

BAF. Nueva formula de ajuste de Maersk a partir de 2020

18/9/2018

A través del nuevo cálculo del factor de ajuste de combustible, comunmente llamado BAF, Maersk pide a los clientes que paguen US$ 2 mil millones más.

BAFMaersk anunció el lunes que los clientes que usen sus contenedores tendrán que pagar a partir de 2020 un nuevo BAF (factor de ajuste de combustible). Se espera que para esa fecha los precios aumenten debido a los estrictos estándares ambientales que entrarán en vigencia, diseñados para reducir fuertemente las emisiones de azufre producidas por el transporte marítimo.
Hasta ahora, pocas empresas confirmaron públicamente que sus clientes tendrán que pagar para cubrir el gasto adicional.
En el nuevo cálculo de BAF anunciado por Maersk será: precio del combustible por el factor de comercio. El precio del combustible se calcula como el precio promedio en los principales puertos de abastecimiento de bunker en todo el mundo, mientras que el factor comercio refleja el consumo promedio de combustible en una determinada ruta, teniendo en cuenta variables como el tiempo de tránsito, la eficiencia del combustible y el desequilibrio comercial.
Para preparar a los clientes para la actualización del BAF, la compañía comenzará a partir del próximo año a calcular el costo del combustible a cobrar a sus clientes por entregar bienes en contenedores a miles de kilómetros a través de las rutas oceánicas. Se espera que a partir de 2020 los clientes cubran esa factura.
“El límite de azufre 2020 es un elemento de cambio para la industria naviera”, dijo en un comunicado Vincent Clerc, director comercial de Maersk. El nuevo modelo de cálculo del BAF “es un mecanismo simple, justo y predecible que garantiza claridad a nuestros clientes al planificar sus cadenas de suministro para este cambio significativo”.
Maersk, así como otras compañías marítimas de transporte de contenedores, durante años agregó recargos por BAF a sus tarifas de contenedores para compensar los cambios en los precios del combustible con diversos grados de éxito. No siempre tuvo éxito en trasladar todos los costos a los clientes debido a la feroz competencia y el exceso de capacidad en la industria marítima.
Una implementación exitosa del nuevo sistema de cálculo del BAF podría tener profundas implicancias para el comercio, dado que Maersk dice que su propia factura de combustible para el 2020 crecerá en US$ 2 mil millones, o casi un 60% más de lo que tuvo que pagar en 2017. La compañía estima el incremento de los combustible representará US$ 15 mil millones al año para las líneas de transporte de contenedores. Alrededor del 90% del comercio mundial se mueve por mar, incluidos millones de toneladas de petróleo, gas y productos secos como el carbón y mineral de hierro.
Maersk planea usar combustible más caro, con bajo contenido de azufre, cuando comiencen las nuevas regulaciones, pero también instalará un número limitado de sus buques con depuradores, sistemas que les permiten a los transportistas seguir utilizando combustibles más baratos pero con alto contenido de azufre.
“Esto tendrá un impacto inflacionario en el costo del transporte”, dijo a Bloomberg Olivier Jakob, un analista de Petromatrix GmbH, sobre los costos adicionales por el BAF involucrados en el cumplimiento de las nuevas regulaciones. “Podría afectar el comercio mundial, puede disminuir la demanda en algunas áreas y bienes”.