Miércoles 16 de Enero de 2019

Recargo por combustible. Navieras lo justifican

9/12/2018

CMA CGM y MSC justifican el recargo por combustible que comenzarán a aplicar a inicios de 2019 por el límite de azufre en los combustibles marinos de 2020

recargo por combustibleRecargo por combustible. –Tanto CMA CGM como MSC, dos de las mayores marítimas de transporte de contenedores, revelaron detalles de los nuevos mecanismos de fijación de precios de inicios del próximo año para hacer frente al límite de azufre de 2020.

Con las regulaciones impuestas por la Organización Marítima Internacional, que restringen el contenido máximo de azufre al 0.5% para los combustibles marinos a partir de 2020, los transportistas quieren compartir los costos de utilizar combustibles más costosos, con bajo contenido de azufre, con los clientes a través de un recargo por combustible, informó el Lloyd´s Loading List.

CMA CGM y MSC anunciaron en septiembre que se unirían a Maersk Line para transferir los costos de cumplir con las regulaciones a los cargadores.

La utilización de combustibles con bajo contenido de azufre es una de las varias opciones disponibles para que los transportistas cumplan con las pautas de emisión, además de los métodos alternativos de propulsión como el gas natural licuado, los depuradores de limpieza de gases de escape (scrubbers) y el uso de gasoil marino y destilados. Aunque los transportistas utilizan métodos alternativos en un número limitado de buques, el uso de combustible bajo en azufre demostró ser la opción preferida.

Al igual que sus homólogos daneses, CMA CGM y MSC también comenzarán con el recargo por combustible, es decir las llamadas “fórmulas de ajuste de bunker” (BAF) desde principios del próximo año. Sin embargo, esta medida fue criticada por los embarcadores porque la legislación no entrará en vigencia hasta 2020. Los transportistas justificaron sus acciones argumentando que los BAF se moverán en conjunto con los precios del bunker, y que prepararse para la legislación de 2020 tiene un precio.

MSC, que espera incurrir en costos que superen los US$ 2.000 millones anuales como resultado del límite de azufre, lanzará lo que se denomina un “cargo por recuperación del búnker” (BRC) a partir del 1 de enero de 2019, que será “transparente para las respectivas operaciones”.

El BRC se calcula multiplicando el “precio del combustible por tonelada” por el “factor de comercio”. El “precio del combustible por tonelada” se calcula sobre el promedio mensual del índice HSFO 380 CST para cada ruta recargo por combustiblecomercial/servicio específico, mientras que el coeficiente de “factor de comercio” se basa en el consumo de combustible por viaje redondo y Teu transportado.

En MSC dijeron que el coeficiente del factor de comercio “puede cambiar dependiendo de las modificaciones en el tamaño, número de buques y desequilibrio de contenedores en cualquier comercio dado”.

La carga refrigerada tendrá un cargo adicional del 50% por contenedor, o BRC x 1.5. El BRC se actualizará mensualmente.

Mientras tanto, el mecanismo de precios para el recargo por combustible de CMA CGM, que también se implementará desde principios de 2019 y se revisará trimestralmente, sigue una fórmula similar.

El BAF, al que hace referencia CMA CGM, utiliza nuevamente el precio del combustible por tonelada multiplicado por un coeficiente de comercio, que se calcula por el consumo de combustible de viaje redondo por comercio dividido por el número de Teus.

En 2019, CMA CGM usará un precio de referencia de combustible único basado en los principales centros de abastecimiento de combustible. A partir del tercer trimestre de 2020, se utilizará un nuevo índice de fuel oil con bajo contenido de azufre.

“Se aplicará un ajuste de desequilibrio en algunas rutas comerciales para ajustar los coeficientes por desbalances”, dijo CMA CGM en un comunicado.

También anunciaron la aplicación de un cargo adicional del 20% para la carga refrigerada.