Miércoles 16 de Enero de 2019

El transporte marítimo está cambiando

17/12/2018

Se espera que el transporte marítimo aumente en un 37% entre ahora y el 2050. Los diseños de eficiencia energética y las mejoras operativas serán cruciales.

el transporte marítimoEl transporte marítimo está cambiando. -El sector del transporte está cambiando rápidamente, impulsado por la necesidad de reducir las emisiones. Ya podemos ver el cambio en las carreteras. Ahora el transporte marítimo está listo para una gran transformación. La flota en los años 2040 y 2050 será ciertamente muy diferente a la de hoy.

Remi Eriksen, Group President y CEO de DNV GL comenta en Hellenic Shipping News sobre el tema:

La semana pasada me uní a una conferencia sobre el futuro del transporte en Bruselas. Voy a compartir con ustedes algunos de los puntos que he hecho.

En nuestro pronóstico sobre el futuro de la energía vemos una extensa electrificación. La electricidad más que duplicará su participación en el mix energético global, del 19% actual al 45% a mediados de siglo.

La electrificación está ocurriendo en todas las regiones y en todos los sectores, pero se siente más en el sector del transporte por carretera, y este es especialmente el caso en Europa que liderará al mundo en la adopción de vehículos eléctricos ligeros.

Nuestro pronóstico predice la paridad de costos entre los vehículos eléctricos ligeros y sus homólogos de motores de combustión en los próximos cinco años. Después de esto, esperamos que los vehículos eléctricos en pocos años se hagan cargo completamente de las ventas de automóviles.

Lo que para muchos es menos claro es lo que debe ocurrir con el transporte marítimo. Como sociedad de clasificación líder en el mundo, por supuesto que hemos analizado con mucho cuidado lo que es probable que ocurra en el transporte marítimo.

Esperamos que el shipping aumente en un 37% entre ahora y el 2050. A corto plazo, los diseños de eficiencia energética y las mejoras operativas de eficiencia energética serán cruciales. Estos serán dirigidos principalmente a través de las directrices de la OMI. Después de 2030, se necesitará una captación a gran escala de combustibles neutros en carbono, como el hidrógeno, los biocombustibles o el amoníaco.

La electrificación también está teniendo un impacto en el transporte marítimo, pero principalmente en áreas costeras y vías navegables interiores donde las baterías eléctricas pueden impulsar a los barcos. Para el transporte marítimo de alta mar, el mayor impacto provendrá del cambio en la mezcla de combustible.

A principios de este año, la OMI alcanzó un acuerdo histórico para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 50% para 2050, en comparación con 2008. El objetivo de reducción es muy ambicioso, aunque creo que es posible.

Ahora Maersk arrojó el guante con su anuncio de reducir a cero las emisiones netas de carbono para 2050. Este es un importante llamado a la acción y un desafío para toda su cadena de suministro.

Entonces, ¿cómo podría ser la composición del combustible si queremos alcanzar los objetivos de la OMI? Nuestra evaluación muestra que casi el 40% de los buques serán propulsados mediante combustibles neutros en carbono, superando a los combustibles fósiles líquidos como el gas oil marino (MGO) y el fuel oil pesado (HFO), que en conjunto suministrarán un tercio de la energía. El gas natural licuado (GNL) y el gas licuado de petróleo (GLP) crecerán y representarán casi una cuarta parte del uso de energía. La electricidad proporcionará alrededor del 5% de la energía total.

Además, es probable que se preste mucha atención a la reducción del tiempo estacionario de los buques. El tiempo que se pasa en el puerto/anclaje varía entre 35 y 55%, según el tipo de barco. Por lo tanto, la flota existente tiene un gran potencial para reducir el tiempo estacionario. Esto podría permitir a la flota reducir el consumo total de combustible al reducir la velocidad de navegación. Para ello necesitaremos:

– Mejora de la coordinación y sincronización entre el barco y el puerto, y por supuesto

– Manejo de carga más automatizado y efectivo.

Creo que es probable que se intensifique el enfoque en la automatización del transporte marítimo de corta distancia. Hace un mes, emitimos la primera directriz del mundo sobre buques autónomos y operados a distancia. Estamos estrechamente involucrados en proyectos de prueba de sistemas autónomos.

La necesidad de reducir las emisiones impulsará la tecnología y la innovación en el transporte marítimo, y la flota del futuro será muy diferente a la de hoy.