Domingo 28 de Febrero de 2021

Air Europa acuerda su compra por parte de Iberia

20/1/2021

Iberia anunció la compra Air Europa por 500 millones de euros, los cuales serán pagados 6 años después del cierre de la operación.

Air EuropaJavier Sánchez-Prieto, consejero delegado de Iberia, y Javier Hidalgo, consejero delegado de Air Europa, firmaron un nuevo acuerdo para la compra de Air Europa por parte de Iberia.
El acuerdo contempla una reducción del precio desde 1.000 millones de euros hasta 500 millones de euros, a pagar seis años después de completarse la operación cuando, según todas las estimaciones, el mercado se habrá recuperado.
El nuevo acuerdo es una buena noticia para las dos aerolíneas, sus empleados, clientes y accionistas, y también para el conjunto de la sociedad española. Una vez se consigan las aprobaciones correspondientes, el acuerdo permitirá a ambas aerolíneas salir más rápido y fortalecidas de las situación actual provocada por el COVID; tener más capacidad para hacer frente a los compromisos financieros adquiridos durante la pandemia, como los créditos ICO y las ayudas concedidas por el Estado a Air Europa, y reforzar el hub de Madrid para que pueda expandirse y competir mejor con sus equivalentes europeos, cuyas aerolíneas de referencia han recibido ayudas milmillonarias de sus respectivos Gobiernos.
Luis Gallego, consejero delegado de IAG, ha comentado: “Tanto Iberia como IAG están demostrando su capacidad de recuperación para afrontar la crisis más profunda en la historia de la aviación. Formar parte de un gran grupo es la mejor garantía para superar los desafíos del mercado actual que también beneficiarán a Air Europa una vez que se complete la transacción. Me complace que hayamos llegado a un acuerdo con Globalia para aplazar el pago hasta bien entrada la recuperación esperada en los viajes aéreos tras el final de la pandemia y cuando esperamos estar obteniendo sinergias significativas como resultado de la transacción”.
Javier Hidalgo, consejero delegado de Globalia, ha dicho: “Esta transacción supone un gran esfuerzo de todos y es la mejor forma de recuperar el turismo, el transporte en España y el hub de Madrid.”
Javier Sánchez-Prieto, consejero delegado de Iberia, ha afirmado: “Esta operación tiene todo el sentido estratégico para reforzar la competitividad del hub de Madrid en un escenario global. Beneficiará a los consumidores y la incorporación de Air Europa al Grupo Iberia mejorará la viabilidad de la compañía beneficiando tanto a los empleados de Iberia como de Air Europa”.
Pese al impacto sin precedentes de la crisis del Covid19 en la aviación, los Consejos de Administración de IAG e Iberia consideran que la compra es estratégica para el futuro del Iberia e IAG, en concreto para reforzar el hub de Madrid, transformándolo en un verdadero rival frente a Ámsterdam, Frankfurt y París Charles de Gaulle, desarrollar nuevas oportunidades de crecimiento de su red y mejorar las opciones para los clientes, incluyendo mayor flexibilidad de horarios y nuevos destinos.

Lea también 6.000 rutas aéreas desaparecen en Europa

Se espera que la compra genere sinergias significativas en costes e ingresos, que se prevé alcancen su pleno rendimiento en 2026 y generen rentabilidades atractivas sobre el capital invertido en línea con las logradas históricamente por IAG. A su vez, se espera que contribuya positivamente a los resultados en el primer año completo después del cierre de la operación.
La operación podría estar concluida en el segundo semestre de 2021, y está sujeta a la aprobación por parte de la Comisión Europea y a alcanzar un acuerdo con la SEPI en relación con ciertas condiciones asociadas al apoyo financiero proporcionado a Air Europa durante 2020. Iberia tiene la intención de iniciar dichas conversaciones en breve.
Mientras tanto, Iberia seguirá compitiendo con Air Europa en todos los mercados, como hasta ahora.

Una operación estratégica
Como se indicó con motivo de la firma del acuerdo inicial en noviembre de 2019, la compra de Air Europa por parte del Grupo Iberia tiene un sentido estratégico que va más allá de las propias compañías aéreas, y que supondrá un impulso sin precedentes a la conectividad de nuestro país, a través del hub de Madrid, con beneficios a la postre para los clientes, para el turismo, el comercio, el empleo y la economía en general, tan necesitados de ello para recuperarse del terrible impacto de la pandemia.

Hub de Madrid
Según un reciente informe realizado por KMPG en 2020 sobre el potencial de Madrid como hub internacional, de las seis fortalezas que requiere un hub para competir “en la Champions League”, Madrid solo consigue posicionarse bien en la mitad de ellas.
Es decir, cuenta con una posición geográfica favorable, unas buenas infraestructuras y es fundamental para la economía local.
Sin embargo, no cuenta con una intermodalidad desarrollada; la carga no alcanza la aportación que debería, pese a que ha crecido en los últimos años, y en lo que se refiere a contar con una compañía de referencia, en este caso Iberia, su peso es significativamente menor que el de sus competidores en sus propios hubs, que además han recibido ayudas directas multimillonarias de sus respectivos Gobiernos.
Todo ello ha provocado que en los últimos años haya ido perdiendo posiciones con respecto de los grandes hubs europeos, tanto en tamaño, como en número de vuelos, destinos y pasajeros.
En aviación, más que las aerolíneas individuales, compiten los hubs y los grandes grupos. Pero para que Madrid pueda competir con el resto de hubs europeos, y poder recuperarse más rápido del impacto de la pandemia, necesita ser más eficiente, capturar más tráfico que permita abrir nuevas rutas enfocadas en Asia, Oriente Medio y África, y desplegarse 360º.
La incorporación de Air Europa al Grupo Iberia, permitirá disponer de esa masa crítica necesaria para atraer tráfico adicional de conexión, abrirse a nuevos mercados, tanto de pasajeros como de carga, y competir con éxito con otros hubs europeos.
Esta operación además es muy importante en la medida en que se alinea con la inversión de 1.571 millones de euros anunciada por el Gobierno de España a través de AENA para el desarrollo y el crecimiento del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, que podría convertirse en la puerta de conexión entre Asia y América Latina y entre Europa y África.
Y también una oportunidad para el desarrollo de la conexión del tren de alta velocidad a la T4, tal y como existe en los principales hubs de nuestro entorno, que podría optar a utilizar los fondos europeos y favorecer una mayor eficiencia y sostenibilidad medioambiental de las operaciones.

La aportación a la economía española: PIB y empleo
La pandemia ha venido a demostrar que el turismo y la aviación son vitales para la economía, el empleo y el PIB.
Según un informe de IATA, la aviación está detrás de 1,7 millones de empleos en España y contribuye al 9,2 por ciento del producto interior bruto (últimas cifras del Banco Mundial, 2016). Además, por cada 1.000 pasajeros adicionales que se consigan, se crean unos 9 empleos y se añaden 850.000 euros a la economía española, por lo que la incorporación de Air Europa al Grupo Iberia también es positiva para la preservación y generación de nuevos empleos de calidad en el futuro.
Teniendo en cuenta el impacto de la pandemia en el turismo, y por lo tanto en la economía y el empleo, esta operación hará a España mucho más competitiva para atraer turismo de largo radio y de calidad gracias a la conectividad que se pueda desarrollar con los países emergentes, que en su mayoría gozan de escasas conexiones con Madrid, comparadas además con otros hubs europeos: esto favorecerá un turismo más diversificado y desestacionalizado y de mayor ingreso, y con ello contribuirá a una mejor y más rápida recuperación.

Para los clientes
Este acuerdo ofrece la posibilidad de abrir más rutas y hacer más sostenibles las existentes. Así sucedió con la incorporación de Vueling o Aer Lingus al grupo IAG, y con la creación de Iberia Express.
Por otro lado, la alimentación de vuelos entre las distintas aerolíneas del grupo mejora la ocupación y por lo tanto permite hacer rentables rutas que sin esa alimentación no lo serían. Sería una gran oportunidad, por ejemplo, para crecer en Asia, Oriente Medio, África y Norteamérica.
Además, las sinergias que se consiguen perteneciendo a un gran grupo permiten competir con precios más competitivos y la oportunidad de seguir invirtiendo en flota y nuevos servicios para los clientes. Así se ha visto en la unión de Iberia y British Airways, o en los acuerdos de negocio conjunto del Atlántico Norte o de Japón.
La coordinación del programa de vuelos facilita mejorar horarios y frecuencias, como ha sucedido en la ruta Madrid-Londres entre Iberia y British Airways, entre otras. Así, los clientes dispondrán de más oferta y flexibilidad en términos de horarios. La operación, una vez cerrada y aprobada, aumentará aún más la competencia entre los distintos hubs europeos.
Finalmente, también los clientes tendrán más oportunidades para ganar puntos para sus programas de viajeros frecuentes. Los miembros de Suma no perderán su estatus al unirse a Avios.

Sostenibilidad
Una mayor alimentación de los vuelos mejora la ocupación y eso se traduce en menores emisiones netas por pasajero.

Fuente: Iberia