Viernes 20 de Abril de 2018

Seguridad portuaria para mercaderías peligrosas

17/6/2016

Se debe optimizar el manejo de las mercaderías peligrosas, lo que mejorará la seguridad de los trabajadores y la integridad de la infraestructura de carga y transporte.

mercaderías peligrosasLa explosión de mercaderías peligrosas en el puerto de Tianjin, en agosto pasado, debe ser vista como un impresionante ejemplo de porqué los que operan a lo largo de las cadenas de suministro mundiales deben examinar más a fondo sus prácticas de trabajo y políticas de riesgo.
El informe de investigación de Swiss Re insurance titulado ‘Natural catastrophes and man-made disasters in 2015’, proporciona una visión útil y comentarios de las explosiones en el puerto de Tianjin en agosto del año pasado. El informe anticipa que este incidente sería la mayor pérdida de seguros de 2015, se estima que las pérdidas estimadas a la propiedad rondarán entre US$ 2.500 y US$ 3.500 millones. En base a la investigación histórica, la pérdida económica podría multiplicarse mucho más de eso. Sin embargo, pese a lo trágico y costoso, este incidente se convierte en un punto focal, llamando la atención sobre los problemas subyacentes en los procesos globales de la cadena de suministro.
El incidente en Tianjin (ver nota anterior) ofrece un espectacular ejemplo de cómo la carga en tránsito, potencialmente sin declaración, mal embalada o manipulada de forma incorrecta, puede causar grandes daños y pérdidas de vidas. Sin embargo, ha habido otros incidentes relacionados con los puertos, de menor magnitud, reportados en el último año, en el puerto de Santos de Brasil y en el de Vancouver en Canadá. Juntos, estos representan la punta de un iceberg que se compone de muchos otros incidentes, menos graves, que ocurren cada año con resultado de muertes, lesiones y grandes alteraciones en las cadenas de suministro.
El impacto de fuego
El análisis histórico de reclamos del Club TT revela que la causalidad de los incidentes se concentra en sólo cinco sectores. Aproximadamente dos tercios, tanto en valor como en número de los accidentes se refieren a vehículos, incluyendo tanto el tráfico en carretera como la colisión de equipos de manejo de cargas, incendios, robos y defectos del embalaje de las cargas.
Este análisis del TT Club, que llevó cinco años, se centró en más de 7.500 reclamos de seguros, con un valor reclamado total de alrededor de US$ 500 millones. Si bien, año a año hay una sustancial consistencia en la importancia relativa de cada causa importante, es notable que los costos relacionados con los incendios sean casi invariablemente desproporcionados en relación con el número de incidentes.mercaderías peligrosas
Aunque la causa de la explosión de Tianjin nunca va a ser del todo concluyente, la combinación de otros incendios y explosiones en tierra, junto con un preocupante incremento en los incendios relacionados con la carga a bordo de los buques, dejan como resultado la necesidad de que los operadores revisen las normas de seguridad, especialmente en lo relacionado con el almacenaje y la manipulación de mercaderías peligrosas. Todos estos incidentes de fuego exponen el nivel de vulnerabilidad de la cadena de suministro, ya que la interrupción resultante repercute a través de gran parte de la economía comercial.
Aparte de la inevitable demora que se produce en la toma de cargas por cualquier incendio, independientemente de si hay o no daño a las cargas, generalmente va a haber costos sustanciales en el abastecimiento o en la producción de carga de sustitución, así como gastos de retiro de desechos y de limpieza. Por otra parte, los costos económicos totales deberían también tener en cuenta la realidad de las pérdidas ocultas, tales como la gestión del tiempo y la distracción, además del daño ocurrido a la reputación.
Tener en cuentas las conductas de seguridad
Tal vez se debería prestar más atención a los comentarios y conclusiones del programa “Watchdog” de Hapag-Lloyd: (ver nota anterior)
“Hubo un fuerte aumento de los hallazgos del “Watchdog” después de la devastadora explosión de mercaderías peligrosas en el puerto de Tianjin a mediados de agosto. Muchos puertos ajustaron drásticamente sus pautas para mercaderías peligrosas como consecuencia del incidente, e incluso prohibieron la manipulación de las mismas en sus instalaciones. Con este software, el “Watchdog”, nuestra industria puede reducir considerablemente el riesgo que se presenta a las tripulaciones, los barcos, la carga y el medio ambiente”.
Mientras que esos comentarios se refieren a las reservas de espacios, revelan una preocupante cultura. De hecho, las encuestas de evaluación de riesgos en los puertos durante los últimos 12 a 18 meses también mostraron el preocupante poco cumplimiento de los requisitos de separación de las mercaderías peligrosas. Así como existen normas bien mercaderías peligrosasestablecidas para el transporte de mercaderías peligrosas por cada modalidad, existe también una apropiada orientación para esta actividad dentro de las zonas portuarias. A nivel internacional, estas normas las proporciona la Organización Marítima Internacional (OMI) en un documento llamado ‘Recommendations on the Safe Transport of Dangerous Cargoes & related Activities in Port Areas’ (MSC.1 / Circ.1216 (2007). También son aplicables las Guías y Reglamentos nacionales de cada país.
Mientras que casi invariablemente se regulan cuestiones tales como la ubicación, la construcción y el tamaño de las instalaciones, es importante que exista un adecuado reconocimiento de las necesidades de las mercaderías peligrosas, incluyendo temas como el acceso y la salida de los servicios de emergencia, la gestión y contención de derrames, etc.
Por desgracia, en muchos lugares, la realidad parece ser que no hay instalaciones pertinentes disponibles para hacer frente con eficacia a las emergencias, por lo que son necesarias mayores y más exhaustivas evaluaciones de riesgo. En su forma más básica, esto debe incluir una formación adecuada y plena colaboración con los servicios de emergencia locales.
Regulaciones de seguridad
Teniendo en cuenta la necesidad continua en otras partes de la cadena de suministro, no sólo para revisar las regulaciones y las guías de orientación, sino también para promover una cultura corporativa sólida, quizá sea hora de que las recomendaciones de la OMI existentes sean revisadas, y que se realicen algunos agregados para lograr una mayor adopción a niveles nacionales. Claramente, estos asuntos deben estar mejor integrados a nivel mundial con el fin de mejorar las prácticas en el manejo de mercaderías peligrosas, lo que resulta en la seguridad de los trabajadores y terceros, así como el mantenimiento de la integridad de la infraestructura de carga y transporte.

Peregrine Storrs-Fox
Risk Management Director, TT Club
http://www.ttclub.com