Lunes 18 de Junio de 2018

Transporte marítimo, Maersk quiere una menor dependencia

18/5/2018

El grupo Maersk consideró como “insatisfactorios” los resultados obtenidos por el transporte marítimo en el primer trimestre del año y busca crecer en el negocio no marítimo.

transporte marítimoLos resultados del primer trimestre no fueron los que Maersk esperaba para el transporte marítimo.
El grupo continúa sus avances en el proceso de transformación que está llevando a cabo para convertirse en un operador global del transporte y la logística. Al presentar sus resultados trimestrales, en Maersk señalaron que su futuro pasa por convertirse en una empresa “menos dependiente de las tarifas de fletes”. Anunciaron que, “En los próximos años el objetivo estará en aumentar el negocio no marítimo”.
Además, los resultados confirmaron esta decisión, ya que resultaron “insatisfactorios” en el negocio del transporte marítimo, según reconoce el propio grupo.
Resumiendo, los resultados del negocio marítimo, sin tomar en cuenta los resultados de Hamburg Sud, empresa que se integró al grupo a fines del año pasado, solo tuvieron una mejora del 2,2%, “por debajo del crecimiento estimado de la demanda mundial del 3-4%”, explicaron en Maersk. En contraste, las empresas que no operan en transporte marítimo muestran un crecimiento en los ingresos del 6% en el área logística y el 11% en el área de terminales.
Pese a esto y mirando todo en conjunto, los resultados trimestrales se muestran mucho más positivos debido a los ingresos extraordinarios obtenidos en la venta de su negocio petrolero de Maersk Oil. En total el grupo logró 2.343 millones de euros el primer trimestre del año, contra los 214 millones que había logrado en el mismo periodo de 2017.
Las cifras de negocios del grupo alcanzaron, para el periodo entre enero y marzo, alcanzaron una mejora del 30% por el aporte de Hamburg Sud, con una total de 7.830 millones de euros. Sin tener en cuenta a Hamburg Sud, la mejora en los ingresos hubiera supuesto solamente el 10%.
El grupo aprovechó la presentación de los resultados para alertar acerca de los riesgos a los que se enfrenta el sector. “Observamos mayores incertidumbres debido a riesgos geopolíticos, tensiones comerciales y otros factores que afectan las tarifas de flete, los precios de los búnkeres y el tipo de cambio”, señalaron en Maersk. Pese a ello, y de cara a todo el ejercicio 2018, mantienen sus expectativas para llegar a un beneficio neto subyacente superior al de 2017.