Miércoles 21 de Agosto de 2019

Carga no retirada. Mitigar los riesgos del NVOCC

12/2/2019

La carga no retirada no es un nuevo desafío para los operadores NVOCC, pero en muchas partes del mundo parece ser un problema creciente.

carga no retiradaEl problema de la carga no retirada es una eterna complicación para los operadores NVOCC, que a menudo resulta en considerables facturas por el almacenaje, la estadía de contenedores y los costos de eliminación. Aparte de todo eso, existe un importante drenaje de recursos de gestión para lograr una solución.

La carga no retirada no es un nuevo desafío para los NVOCC, pero en muchas partes del mundo parece ser un problema creciente. El NVOCC está particularmente expuesto a la responsabilidad por los costos, que surgen rápidamente cuando se emitieron facturas y actúa como transportista.

Es posible que no exista una solución mágica que se pueda aplicar en general, pero existen ciertos y claros controles que se pueden implementar para ayudar a identificar el riesgo en una etapa temprana, y mitigar las consecuencias.

Para intentar evitar el problema de la carga no retirada, en cierta medida, es necesario simplemente un buen mantenimiento de registros y control de gestión sobre los envíos en tránsito. Podría esperarse que cualquier intermediario de carga mantenga sistemas electrónicos para monitorear las fechas de llegada y similares; es sencillo compilar información de gestión en torno a dichos datos para ver el estado de los eventos clave relacionados, como la entrega de los conocimientos de embarque.

Inevitablemente, hay ciertos productos que son más propensos a ser abandonados, que pueden deberse a las fluctuaciones del comercio o incluso a cuestiones de sanciones.

Además, las preocupaciones políticas sobre las cargas “basura” y los desechos de las cargas agregan complejidad al proceso y pueden dejar expuestos a aquellos involucrados en la cadena de transporte. De manera similar, los productos falsificados pueden quedar sin reclamar cuando no superan el trámite de importación o su movimiento llama la atención de las autoridades.

Deben establecerse sistemas y procesos para identificar dichos productos o rutas y destinos que la experiencia sugiere que deben marcarse, ya sea para una mayor atención operativa o para ser rechazados en el momento de efectuarse la venta o reserva.

Un envío se considera «no reclamado» cuando el destinatario previsto no manifestó ninguna intención de exigir o recibir la entrega después de un período de tiempo razonable. Cabe recalcar la necesidad de ser proactivo, ya que de no retirarse las mercaderías es probable que las partes interesadas estén expuestas a «gastos por demora» u otros costos. El monitoreo cercano y efectivo de la información de gestión puede impedir este resultado.carga no retirada

Vale la pena señalar que en virtud de un contrato de conocimiento de embarque, a pesar de que el envío haya comenzado, el remitente retiene ciertas responsabilidades contractuales, incluido el pago del flete y la indemnización general al transportista. Como resultado, siempre se debe contactar al remitente cuando se busquen soluciones o reparaciones, incluso si es adicional al destinatario.

Cuando hay una posible situación de abandono de carga, es importante tomar medidas sin demora como ser:

* Hablar con el remitente y el consignatario, pidiéndoles que se presenten y paguen los cargos pendientes y que despachen la carga.
* En ausencia de acción, comuníquese nuevamente con el remitente y el consignatario, solicitando instrucciones inmediatas para cambiar el destinatario o destino, o para hacer un reenvío o incluso para abandonarlo, desligando responsabilidades sobre cualquier cargo pendiente o por venir. Alertar a las partes sobre sus obligaciones contractuales y los derechos del transportista.
* Asegurarse de que cualquier agente o sucursal mantenga registros completos y claros de todos los costos incurridos en relación con el envío no reclamado, manteniendo al remitente y al consignatario completamente informados.

En general, no venda ninguna carga no retirada ni reclamada sin la aprobación del remitente o del destinatario, y siempre consulte con su Compañía de Seguros.
Si el remitente y/o el consignatario acuerdan abandonar las cargas no reclamadas, asegúrese de que esta intención sea por escrito con un acuerdo específico sobre la indemnización total y que se devuelva el conocimiento de embarque original.

Con información del TT Club