Miércoles 08 de Abril de 2020

Políticas para el transporte aéreo. Asistencia del BID 

16/1/2020

El organismo regional aprobó una asistencia por US$ 350.000 para aplicar en políticas para el transporte aéreo, que afectará a toda la región.

aviones de cargaAsistencia del BID en políticas para el transporte aéreo. -El Gobierno nacional recibirá una asistencia técnica del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) dirigida al diseño de políticas, regulaciones, procesos de planeación y priorización de inversiones en el sector de transporte aéreo.

El organismo regional aprobó una cooperación técnica por US$ 350.000 que beneficiará a todos los países del área, a fin de respaldar estudios orientados a la formulación de políticas que promuevan la integración aérea regional por medio de la liberalización de los espacios aéreos y de mecanismos para atender rutas sociales.

La solicitud elevada en 2018 al organismo aludía a la necesidad de cumplir los objetivos estratégicos de aumentar el crecimiento del cabotaje, brindar mayores alternativas de conexión y la transformación de la infraestructura y del espacio aéreo para aumentar la capacidad.

Expertos contratados por el Banco Interamericano asesorarán en el diseño e implementación de mecanismos de gestión, regulación y financiamiento de infraestructura y servicios aeroportuarios.

La asistencia se extenderá hasta mediados de 2021 y apuntará además a la adopción de estándares técnicos y de seguridad aérea, además de promover procesos de facilitación comercial y aceleración de adopción de biocombustibles de aviación.

Según la documentación del BID que respalda la asistencia, a la que tuvo acceso Télam, el sector aéreo es uno de los más dinámicos de la región, con una proyección de crecimiento promedio anual de 6,9% entre 2013 y 2032.

El volumen de pasajeros transportados en la región (334 millones al año) representa alrededor de 8% del volumen global, y la actividad tiene un papel estratégico en materia de turismo, integración y comercio exterior.

La cooperación técnica destaca en sus fundamentos los problemas relativos a la baja productividad del sector aéreo, y las limitantes del crecimiento económico de las economías cuyo turismo es un pilar esencial.

“La conexión aérea tiene un efecto positivo en la actividad de la economía local, por medio de la inducción de negocios entre ciudades que están conectadas”, señaló el BID, y además agregó que “la provisión de una infraestructura permite conectar las comunidades con los grandes centros urbanos, centros de salud y de abastecimiento de alimentos”.