Lunes 16 de Julio de 2018

Transporte de cargas en camión. Brasil presenta plan de reducción

3/7/2018

El gobierno de Brasil presentó el Plan Nacional de Logística (PNL) con el que espera que el tren sustituya parte del transporte de cargas por carretera.

transporte deTransporte de cargas en Brasil. En rueda de prensa, el ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Ronaldo Fonseca, afirmó que “es un plan que define los problemas de los modales brasileños y trae soluciones para que Brasil avance, principalmente en las líneas férreas, para que en siete años sobrepasemos el transporte en las carreteras“.
De acuerdo con Fonseca, el PNL generará un ahorro de hasta 54.700 millones de reales (US$ 14.000 millones) anuales a partir de 2025.
Fonseca explicó que el PNL utilizó varios bancos de datos para definir obras de infraestructura prioritarias con el objetivo de reducir los problemas que supone el tráfico de cargas en las carreteras.
El proyecto prevé reducir la dependencia de las carreteras en el transporte de cargas del actual 64% al 50 por ciento hasta 2025, mientras que el transporte ferroviario se incrementaría del actual 18% al 31 por ciento en el mismo período, explicó Fonseca.
El plan fue dividido en varias etapas, la primera de ellas hasta 2025, por lo que si el próximo presidente brasileño, quien asumirá el 1 de enero de 2019, decide mantener el cronograma de las obras, se reducirá en 54.700 millones de reales (US$ 14.000 millones) anuales el costo del transporte de cargas en Brasil.
Según Fonseca, el actual costo del transporte de carga brasileño es de 342.000 millones de reales (US$ 87.700 millones) anuales, y ello compromete la competitividad de los productos nacionales destinados a la exportación.
Asimismo, el ministro brasileño anunció que se recurrirá a la iniciativa privada para construir vías de tren consideradas estratégicas, a cambio de conceder la administración de los ramales ferroviarios a las empresas por 30 años.
Fonseca también anunció que dos proyectos ferroviarios tendrán prioridad, uno es el llamado proyecto de Integración Centro-Oeste, de 383 kilómetros de longitud y, el otro, el “Ferroanillo” de Sao Paulo, una línea de 53 kilómetros entre la ciudad de Sao Paulo, la mayor del país, y la región de Mogi das Cruzes, centro tecnológico de Brasil.