Domingo 29 de Marzo de 2020

Proyecto multinacional en industria naval del Mercosur

18/7/2012

El Grupo de Interés Económica (GIE) Naval Diques y Astilleros del Atlántico Sur impulsará en Uruguay el mayor proyecto para el desarrollo de la industria naval del Mercosur.

El Grupo de Interés Económica (GIE) Naval Diques y Astilleros del Atlántico Sur –integrado por empresas de Italia, Argentina, Brasil y Uruguay- impulsarán en Uruguay el mayor proyecto para el desarrollo de la industria naval del Mercosur.
La idea del GIE es crear un polo industrial naval que abarque todos los pasos de la fabricación de barcos en suelo uruguayo para aprovechar la creciente necesidad de transporte marítimo de la región, anunció su presidente, Martín Franzese.
Agregó que los integrantes de este grupo se mostraron atraídos por la demanda interesante de barcos que requieren tanto la hidrovía que comunica el interior del continente americano con el Atlántico a través de los ríos Paraná, Paraguay y Uruguay como las explotaciones petroleras en aguas del Atlántico Sur.
En ese sentido, el GIE trabajará en el financiamiento de proyectos e incluso en la instalación de una fábrica de láminas de acero en Uruguay para evitar «faltas de suministro» en un componente vital para la industria.
En un principio, los primeros pasos del GIE serán construir tres astilleros en diversas partes de aquel país cercana al Río de la Plata y al río Uruguay pero alejadas de Montevideo, con la idea de crear diversos polos de desarrollo en el país.
En cuanto a la mano de obra, el presidente consideró que en esta primera fase la iniciativa ocupará a unas 2,000 personas, lo que a su juicio supondrá un problema, dada la falta de personal calificado en el país.
«Tenemos acuerdos con la Universidad del Trabajo y la Armada uruguaya para preparar jóvenes en estos campos. Eso va a ser clave», añadió.
Según dijo Franzese, desde el GIE son conscientes de que se trata de un proyecto «importante» para Uruguay y que abre nuevos espacios para otras industrias relacionadas.
«Lo hemos analizado dentro del contexto internacional. Pese a la desaceleración de China, mucha gente sigue teniendo que comer en el mundo, y eso lo que asegura la hidrovía, que saca importantes cantidades de grano, tiene que subsanar su déficit en transporte. Y también apostamos a la demanda de al industria brasileña, que está fabricando fuera porque ya no tiene capacidad», concluyó.