Jueves 01 de Octubre de 2020

La industria marítima no parece pasar buenos tiempos

10/8/2020

Las previsiones iniciales de recuperación en V de la industria marítima para el tercer trimestre de 2020 se van a retrasar por lo menos hasta fines de 2021

La industria marítimaNo parecen buenos tiempos para la industria marítima en su conjunto. Naucher. -En general parece que el tráfico marítimo en su conjunto decrece un 4% en lo que va de año, pudiendo llegar a una caída del 9% a finales del 2020. Todo ello mayoritariamente en el tráfico de productos acabados que, como es sabido, se mueven en contenedores. La caída en graneles sólidos y líquidos es mas suave que la de los primeros; pero el promedio, según los gurúes del asunto, va por esos caminos.

Pero es que las previsiones iniciales de la recuperación en V de la industria marítima para el tercer trimestre de 2020, se van a retrasar, por lo menos hasta finales del 2021. Todas las ilusiones de que en el cuarto trimestre se iba a ver el tramo de salida de una V rampante parece que se desmoronan por causa de la llamada segunda ola del Covid-19.  La rampa de la V será más suave de lo previsto.

Los armadores de contenedores que explotan servicios internacionales, no saldrán mal del problema. Con las blank sailings, cancelando salidas y trabajando en alianzas con la explotación en común de buques cada vez de mas capacidad, van manteniendo los fletes y por lo tanto conteniendo las pérdidas, incluso hasta presentando resultados positivos.

Un problema este de los buques de gran capacidad, de hasta 24.000 TEU, que se presenta para las terminales de contenedores.  Se reducen y se concentran las escalas en buques de mayor capacidad con lo que tensionan las posibilidades de gestión de las terminales de contenedores para la carga/descarga, almacenamiento de llenos, entrega de vacíos y transporte interior y exterior de miles de contenedores cada vez. Tensiones que se agolpan en una sola ocasión quedando después la terminal con su actividad más reducida durante más tiempo.

Es esta una situación que no beneficia en nada una gestión adecuada de las terminales de contenedores y sus nuevas inversiones, que deberán congelarse a la espera de mejores tiempos en 2021.

En cuanto a los armadores, la Bimco nos dice que las nuevas construcciones se contraen y llegan a su nivel mas bajo desde hace diecisiete años (2004). No se anima el capital de la industria marítima. Sin embargo, la flota mundial crece porque el ritmo de entregas de buques en construcción es superior al del achatarramiento.  Una actividad esta que aumenta (buques de cruceros, portacontenedores de menos de 8000 Teus…).

Parece que la consigna general es la congelación de inversiones en activos (capex se dice ahora) a la espera de mejores tiempos con un horizonte más visible.

En todo caso parece que la industria marítima no saldrá dañada en exceso de este año fatídico que en su principio parecía ser el de los llamados nuevos combustibles y sus cambios.

Fuente: Naucher